•   San José, Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Gobierno de Costa Rica anunció hoy que acogerá, mediante visas de cortesía a las familias de los diplomáticos acreditados en Nicaragua que así lo soliciten, ante la crisis sociopolítica que vive ese país y que ha dejado más de 130 muertos y un millar de heridos.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica explicó que esta decisión corresponde a una solicitud del jefe de la Delegación de la Unión Europea en Nicaragua, Kenneth Bell, al embajador costarricense Eduardo Trejos, ante la escalada de violencia.

Lea:​​ Obispos: Daniel Ortega pide un par de días para reflexionar sobre propuesta en diálogo nacional

"La Cancillería ha enviado instrucciones a nuestro embajador en Nicaragua, Eduardo Trejos, para responder positivamente a una solicitud que ha hecho la Unión Europea de contar con mecanismos de ingreso a los familiares de los diplomáticos en Nicaragua", dijo la vicepresidenta y canciller Epsy Campbell, en una declaración distribuida a los medios.

La vicepresidenta explicó que esta decisión pretende que "los diplomáticos puedan tener tranquilidad de que sus familias están en excelentes condiciones" y además de que sus niños puedan continuar con el curso lectivo en Costa Rica.

Más: Nicaragua pendiente de respuesta de Ortega a los obispos para retomar diálogo

Costa Rica otorgará visas diplomáticas de cortesía a quienes estén acreditados ante el Gobierno de Nicaragua y sean reconocidos por el Gobierno costarricense. Cada embajada deberá solicitar las visas diplomáticas mediante una nota verbal que incluya los nombres, parentescos con el funcionario y números de identificación de cada uno de los solicitantes, así como fotos de los pasaportes y las acreditaciones otorgadas por el Gobierno de Nicaragua.

Cuando las personas beneficiadas se encuentren en Costa Rica, el Gobierno les facilitará los trámites respectivos para su permanencia en el país, de acuerdo con las disposiciones de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y contra su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder.

Lea también: Universitarios denuncian que ataque armado en la UNAN Managua deja un muerto

"El pueblo de Nicaragua no merece que en sus calles resuenen bombas y morteros, porque lo único que debería escucharse es el canto de las aves, las risas de los niños y el trabajo de su gente", aseguró la canciller Campbell.

La ministra reiteró el llamado del gobierno de Costa Rica para que en Nicaragua retorne la calma y la tranquilidad, mediante el diálogo pacífico y efectivo, y para que se respete la libertad de prensa y de expresión, así como el derecho a la manifestación pacífica.