•   Chinandega, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

Dos de los jóvenes fallecidos en los enfrentamientos del pasado miércoles en Chinandega fueron enterrados hoy.

Esta tarde, Cesar Oniel López vega, de 25 años, recibió las honras fúnebres en el cementerio general de Chinandega, acompañado de banderas azul y blanco y un ambiente donde predominaba el silencio.

Cesar, es la tercera víctima que muere en enfrentamientos en el barrio Guadalupe, sus familiares declararon que aparte de su muerte, lo más doloroso fue comprobar que en su cuerpo además de heridas hechas por proyectiles, habían lesiones producto de que fue arrastrado en su estado agónico.

Ordenan arresto por corrupción de expresidente salvadoreño asilado en Nicaragua

“Dicen que me lo arrastraron, a mí me llamaron en la madrugada cuando no había nada que hacer”, dijo su madre durante la vela.

El sacerdote Mauro Paniagua, párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, imploró durante la homilía de cuerpo presente que le pide a Dios que no haya más muertes, y agregó que “no se mira voluntad para que acabe la violencia”.

Paniagua cuestionó la necesidad de esperar 48 horas para decidir la suerte de los nicaragüenses, en clara alusión a los resultados de un encuentro entre miembros del Conferencia Episcopal y el Presidente Daniel Ortega.

Refuerzan tranques por enfrentamientos

“No necesitamos 48 horas, es ya. Lo cierto es que se necesita que algunos corazones se ablanden y en las manos de Dios es que está la Paz”, dijo durante la misa.

En horas tempanas de viernes se enterró a Marco Antonio Padilla, de 18 años, estudiante universitario que también murió durante enfrentamientos, pues sus familiares estaban a la espera del retorno de su madre, Jenny de Los Ángeles Díaz, procedente de Costa Rica.

Representantes de ambas familias decidieron no dar declaraciones, pues aseguran que han puesto la denuncia del asesinato de sus hijos ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, organismo que levantó ayer sus testimonios.

Marzo, el último mes con cifras de crecimiento turístico en positivo

La ciudadanía de Chinandega se encuentra consternada por todos estos acontecimientos, hay poco movimiento comercial, los pobladores evitan salir a las calles, los negocios continúan cerrando temprano por malas ventas y fortalecen su seguridad, por temor a los saqueos.