•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Antes de la media noche del jueves los sacerdotes de la iglesia San Pedro de Rivas hicieron sonar las campanas para advertirle a la población que corrían peligro: sujetos desconocidos intentaron quemar el templo y merodeaban la zona, denunciaron.

El vicario Carlos Mairena informó que el atentado fue descubierto por el sacristán mientras cumplía la revisión de rutina en la iglesia.  “El sacristán salió hacer un rondín por la parroquia  y detectó el olor a combustible y al entrar en alerta descubrió que ya habían rociado con diésel las paredes y las puertas de la capilla”, relató el vicario.

Este viernes el párroco Jorge Castellón y el vicario Carlos Mairena brindaron una conferencia de prensa para denunciar que el atentado fue ejecutado por sujetos aún no identificados que ingresaron a las 8:30 p.m. del jueves por el sector norte de la capilla de adoración. Cuando fueron descubiertos habían rociado con diesel la pared y las puertas del lugar, pero la presencia del sacristán evitó que iniciaran el fuego.

Los informaron de la situación al alcalde Wilfredo López y este a su vez puso al tanto a la Policía que acudió al lugar para investigar los hechos. También se hicieron  presentes decenas de parroquianos  que llegaron a defender el templo y solidarizarse con los sacerdotes.

La tensión en el sector de la parroquia de mantuvo hasta las 11: 00 p.m. cuando unos  20  encapuchados llegaron a merodear el templo por la parte sur, “pero cuando dije que llamaría a la policía y se tocaron las campanas se marcharon”, relató Mairena.

Por su parte el párroco Jorge Castellón  enfatizó que la Iglesia católica no tiene filiación política y recordó “que es madre de todos y siempre aboga por la paz”.

Tras el suceso los religiosos informaron a la población  que ante cualquier anomalía procederán a tocar las campanas de la parroquia.