•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Decenas de familiares y amigos se reunieron hoy para dar el último adiós a Chester Javier Chavarría, un joven de 19 años que murió el pasado jueves durante un ataque a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAM-Managua).

En el barrio Miguel Bonilla se han juntado todos para enterrar a su amigo, a su hijo o a su hermano. Mientras un zagal grita su nombre y los asistentes responden con un "presente", una de sus hermanas se agarra a la bandera de Nicaragua, la estruja y la aprieta con su pecho sin poder parar de llorar. A unos metros está su madre.

Lea: Shester dejó de trabajar para ir a protestar y murió en la trinchera

También gritando, mientras los niños más pequeños corretean ajenos entre las tumbas. Uno de los amigos de Chester cuenta a Acan-Efe que el joven trabajaba en el Mercado Oriental, donde ayudaba a su madre en un puesto de comida.

El muchacho, que no era universitario pero que sí creía en la causa de los jóvenes y les apoyaba desde el inicio, participaba en la vigilancia de un barricada cuando apareció una camioneta y le disparó.

Más: Iglesia evangélica de Nicaragua desautoriza a pastor que defiende al Gobierno

El número de personas fallecidas durante la crisis sociopolítica de Nicaragua se elevó a 135 tras los últimos ataques en el marco de esta crisis sociopolítica de Nicaragua, la más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80 y que cumple hoy 53 días.

Las protestas contra el Gobierno comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.