•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Christopher Antonio Orozco Alvarado, de 18 años, le faltaba un semestre para bachillerarse. Tenía planes: estudiaría Ingeniería industrial y trabajaría para superarse, pero la noche del viernes salió con un amigo y terminó muerto.

Christopher fue ejecutado en una calle de la residencial Altamira, en Managua. Testigos afirman que dos sujetos enmascarados a bordo de una motocicleta dieron persecución a la moto en la que el joven se movilizaba con su amigo, y al ser alcanzado, uno de los hombres le disparó a quemarropa.

 135 muertes en 52 días

Eran las 9:30 de la noche. La imagen del muchacho muerto sobre el pavimento circuló en redes sociales. La rosa que Christopher se tatuó en la parte superior derecha de la espalda no dejó dudas a José Ramón Orozco Alvarado de que se trataba de su hermano.

Sepelio de Christopher Antonio Orozco Alvarado

José Ramón recuerda que a eso de las 10:30 de la noche unos amigos llegaron hasta su casa en el barrio 19 de Julio, gritando “¡Le pegaron un balazo a Chris, lo mataron!”.

“Cuando me enseñaron las fotos, yo pegué el grito porque reconocí el tatuaje que tenía mi hermano en la espalda”, relató.

Alba Nubia Alvarado, madre del fallecido, dijo que Christopher, poco después de las siete de la noche, le pidió 50 córdobas y le dijo que acompañaría a un joven, a quien identifica como Kevin y su apodo “El Gato”, un vecino.

Fotos: Cincuenta días de crisis sociopolítica en Nicaragua

“Como me pidió reales, yo pensé que tal vez iba a ir a comprar una enchilada o una hamburguesa”, contó Alba Nubia. A eso de las 10:30 de la noche supo que su hijo había sido asesinado.

“Ahí no más nos fuimos al lugar, pero cuando llegamos estaban varios policías rodeando la zona y Medicina Legal estaba recogiendo el cuerpo y hasta hoy (sábado) a las 6:00 de la mañana pude ver a mi muchachito”, expresó la madre con la voz quebrantada y llorando.

Sepelio de Christopher Antonio Orozco Alvarado

Un taxista que presenció la persecución dijo a la familia que la moto en la que viajaba Christopher como pasajero lo aventajó y desde “otra moto donde venían dos hombres encapuchados sacaron una pistola e hicieron dos tiros al aire para que el conductor se detuviera, pero más bien aceleró tratando de huir y los otros dos motorizados lo alcanzaron y le pegaron un tiro en el cuello a Chris”, relató José Ramón.

“Aparentemente fue porque querían robarles la moto, pero El Gato ni siquiera vino avisarnos, ni la cara le hemos visto y eso que vive a media cuadra de aquí”, comentó Alba Nubia, quien además presentó su formal denuncia en el distrito Uno de la Policía. “Voy a seguir todo el proceso que sea necesario hasta que la Policía dé con el paradero de los delincuentes que le quitaron la vida a mi niño”.

Trabajaba y estudiaba

Christopher Antonio Orozco Alvarado trabajaba como mesero en el comedor popular La Chelona y estudiaba en modalidad sabatina en el colegio La Purísima, de Managua.

 ​​Shester dejó de trabajar para ir a protestar y murió en la trinchera

“Este año se iba a bachillerar, estaba estudiando bastante porque quería conseguir una beca para estudiar ingeniería industrial. Trabajaba de mesero en el comedor de una tía y pagaba sus estudios. Mi hijo no se metía con nadie, era bien educado, buen hijo y toda la gente que está aquí lo puede confirmar”, relató la madre del joven.

“Chris”, como le llamaban sus amigos, era el segundo de tres hermanos. “Mi muchachito estaba chiquito, tenía solo 18 años”, repetía su mamá.