•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La dirigencia del Movimiento Estudiantil 19 de abril oficializó ayer su salida de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), para iniciar desde las calles una nueva etapa de lucha cívica contra el gobierno de Daniel Ortega.

Edwin Carcache, integrante del Movimiento Estudiantil, explicó que la decisión de abandonar el recinto fue tomada el viernes pasado y se debe a que el Gobierno ha querido deslegitimizar la lucha universitaria al infiltrar espías.

Horas después que se hiciera público el comunicado del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, un grupo de personas con el rostro cubierto y portando armas artesanales intimidaron y sacaron del campus a los trabajadores de seguridad de la Upoli y empezaron a destruir y saquear el centro de estudios.

“Son vándalos. Nos sacaron bajo amenaza y comenzaron a desbaratar y robar la universidad. Son delincuentes de los barrios”, dijo uno de los integrantes de la seguridad de la universidad.

Denuncian destrucción

La destrucción y saqueo de la universidad fue denunciada por el patronato Universitario de la Upoli, a través de un comunicado, señalando que la fechoría era realizada por un “grupo que permanecía en el campus” después de la publicación del comunicado del Movimiento 19 de Abril.

“Lamentamos que esta triste acción completa el panorama de desolación y destrucción para nuestra casa de estudios”, señala el mensaje oficial.

El Banco de Finanzas, BDF, denunció en un comunicado que la sucursal de esta entidad financiera en el campus de la Upoli también fue destruida.

“En horas de la tarde de este 9 de junio, un grupo de personas no identificadas ingresaron a la sucursal ubicada en la Universidad Politécnica de Nicaragua y dañaron la infraestructura del banco. Esta sucursal se encontraba cerrada desde mediados del mes de abril para salvaguardar la seguridad de nuestros colaboradores y clientes debido a la situación que se presentaba en dicha universidad”, señala la comunicación oficial.

Sitio de resistencia

Durante casi dos meses los estudiantes atrincherados en la Upoli fueron asediados por grupos afines al gobierno y efectivos de la Policía Nacional. Al menos ocho personas perdieron la vida en las inmediaciones del campus y una cantidad aún no especificada resultó herida.

En 52 días de protestas, integrantes del movimiento estudiantil, pobladores y colaboradores permanecieron atrincherados en esta casa de estudios convirtiéndose en un bastión de la lucha cívica que demanda justicia y democratización para el país.