•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) aclaró desde el inicio del diálogo nacional que no estaría a expensa de malas voluntades que impidan el desarrollo de una salida a la crisis del país, pero se debe esperar el plazo que ellos establecieron para pronunciarse al respecto, el cual vence el próximo 16 de junio, indicaron sacerdotes y miembros en la mesa del diálogo.

“Los creyentes no perdemos la esperanza. Esperemos. Mañana (hoy) es día de la Resurrección del Señor y hoy (ayer) del Inmaculado Corazón de María”, escribió ayer monseñor Rolando Alvarez, obispo de Matagalpa, en su cuenta de Twitter, en un momento en el que se espera la respuesta del presidente Daniel Ortega al documento que los obispos le entregaron el jueves pasado, donde se propone la ruta para democratizar el país.

El sacerdote Bismarck Conde, vicario foráneo en Masaya de la Arquidiócesis Metropolitana de Managua, recalcó que esperan que Ortega responda y que no ocurra lo mismo del año 2014, cuando el mandatario no se pronunció ante los planteamientos por escrito que le hicieron llegar los obispos. 

“Esperamos que no pase como la carta que le entregaron (en 2014), donde los obispos le hacían ver todos estos problemas  que debió asumir en su momento, ahí estaban los problemas reales y concretos que empezamos vivir de una manera muy fuerte y que ahora se han desencadenado totalmente”, expresó Conde.

El presbítero recordó que pronto vencerá el plazo dado por los obispos para avaluar si continúan como mediadores y testigos en el diálogo nacional.    

“Ellos lo dijeron claro desde un inicio, tampoco nuestros obispos van a estar a la expensa de situaciones de malas voluntades. Hay que orar, porque  lo dejaron claro: no van a estar a expensas de malas voluntades en el país”, reiteró.

“Aquí en Masaya desde hace tres semanas la situación es difícil, pero no solo Masaya espera una solución pronta a la crisis, Nicaragua entera la espera una solución. Nuestro temor es que se va formando una espiral de violencia más fuerte ¿Hacia donde nos encaminamos?  Se tiene la esperanza a que la solución venga pronto, pero hay incertidumbre por saber que no hay voluntades para solucionar este grave problema”, agregó Conde.

Destacó que la zona pastoral de Masaya emitió ayer un comunicado explicando el trabajo de asistencia social que la Iglesia está haciendo en este municipio. El pronunciamiento se hizo necesario ante pretensión de querer dañar a la iglesia.

“Circuló un audio, donde personas irresponsables bajo el anonimato, enemigos de la iglesia, han querido dañar la figura de los obispos y en Masaya específicamente a los sacerdotes,  el comunicado nos lleva a denunciar estos actos”, dijo Conde.

Los sacerdotes han distribuido asistencia alimentaria y de víveres en Masaya, priorizando a las familias más pobres, indicó el presbítero.

“El audio invita a levantar masas y a decir que la iglesia se estaba prestando a un juego con x partidos y que estaba alimentando delincuentes que es el lenguaje que siempre se está manejando y que había que ir a las parroquias, porque ahí estaba toda la comida, echándonos en contra la gente”, denunció Conde.

Mantienen esperanza 

Miembros del Movimiento Campesino, organización integrada en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, integrada por actores del diálogo nacional, expresaron que si los obispos mantienen la disposición a continuar como mediadores del diálogo, ellos continuarán en las conversaciones.

 “Si la Conferencia Episcopal dice que vale la pena continuar con el dialogo, pues se continuará como ya se ha hecho. Sabemos que el diálogo no ha funcionado por culpa del Gobierno, ahora esperamos un comunicado del gobierno para  ver qué pasará con el diálogo”, expresó Nemesio Mejía coordinador de los tranques del Movimiento Campesino.

 “Mucha gente está tomando resistencia a que no exista el diálogo y a permanecer en los tranques, pero la idea es que pueda haber una solución con el diálogo”, agregó.

Mientras Francisco Martínez, representante de los estudiantes universitarios en la mesa del diálogo, comentó que el actual “escenario era algo esperado”.

“Era uno de nuestros escenarios que pasara esto y seguimos el logaritmo de este escenario, no es mucha sorpresa para nosotros. Hemos dicho que si Ortega no se quiere ir, lo vamos a sacar, pero  no será con un levantamiento armado, porque el pueblo no tiene armas, será resistiendo pacíficamente en las barricas y en los tranques”, sostuvo Martínez.

“A los tiranos los saca su mismo pueblo y los vecinos, la presión internacional es un factor clave importante para combatir a Ortega.  En el país cada vez más municipios, más ciudades se suman a la lucha”, destacó.

Azahalea Solís, representante de la sociedad civil en la mesa del diálogo, también se refirió al vencimiento del término dado por los obispos para valorar si continúan o no en el diálogo.

“El sábado de la próxima semana se cumple ese mes (dado por los obispos), pero  hasta hoy Ortega no ha dado muestra de voluntad política para resolver esta situación y esto podría ser el resultado o la conclusión de los obispos, aunque falta esperar las próximas horas, si Ortega responde y para la represión,  esta es la situación”, dijo Solís.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia emitió el viernes un comunicado en el que respalda a la Conferencia Episcopal y respalda las medidas que en legítima defensa adopten las personas que participen en las protestas, además, expresa el interés de volver al diálogo siempre que cesen de inmediato las acciones represivas contra quienes protestan en los distintos municipios.