•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La embajada de Panamá en Nicaragua alertó ayer a los ciudadanos panameños que el gobierno nicaragüense tendría la autoridad de expulsar “inmediatamente” del país a todos los ciudadanos extranjeros que sean encontrados en marchas, protestas, barricadas o cualquier otra manifestación contra el Gobierno. 

Según un comunicado emitido por esta embajada, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua habría convocado a todas las misiones diplomáticas acreditadas en el país para advertirles sobre las posibles expulsiones. 

“Es de conocimiento de todos la situación de inseguridad y peligro que se está viviendo actualmente en la República de Nicaragua, por lo que se recomienda por considerarlo de alta importancia se abstengan de participar en cualquiera de las actividades antes mencionadas, con el fin de salvaguardar la integridad física de nuestros ciudadanos”, advierte el documento. 

Las expulsiones, según se les indicó a los diplomáticos, estarían justificadas en la Constitución Política de Nicaragua. 

Por ejemplo, se cita el Artículo 1 de la Constitución, que menciona la injerencia extranjera en los asuntos internos de Nicaragua, especialmente sobre los derechos de independencia, soberanía y autodeterminación nacional. 

Asimismo, se hace referencia al Artículo 27, que establece que “los extranjeros tienen los mismos deberes y derechos que los nicaragüenses, con la excepción de los derechos políticos y los que establezcan las leyes; no pueden intervenir en los asuntos políticos del país”.

El pasado viernes, el Departamento de Estado de los Estados Unidos también recomendó a sus ciudadanos residentes o visitantes del país que evitaran sumarse a las manifestaciones civiles. 

“Los extranjeros, incluidos los ciudadanos de doble nacionalidad de los Estados Unidos pueden arriesgarse a ser arrestados o expulsados si participan en las protestas”, señalaron.