•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los jinoteganos sufrieron la violencia desde la noche del viernes, cuando elementos paramilitares llegaron a atacar con armas de fuego un tranque que está en la entrada de la ciudad.

Esa noche murió en Jinotega el adolescente Abraham Jarquín Castro, de 15 años, por un balazo. Los enfrentamientos continuaron el sábado y causaron numerosos heridos.

 Nicas en EE. UU. respaldan protestas

En Masaya, los enfrentamientos iniciaron a la una de la tarde del sábado, cuando un francotirador disparó contra Cristhian Salvador Gutiérrez, de 60 años, originario del barrio Monimbó.

La mototaxi de Ciudad Sandino muestra al menos siete impactos de bala y la sangre de sus ocupantes

El hombre recibió un impacto de bala en el tórax, confirmaron paramédicos que lo atendieron en la casa cural de la iglesia San Miguel.

Gutiérrez llegó vivo a la casa cural, pero a las 3 de la tarde falleció.

Más tarde, los disparos de francotiradores alcanzaron a un niño de 11 años, a quien apodan “Bam Bam”. El menor fue llevado al puesto médico de la casa cural del barrio San Miguel, donde determinaron que tenía una herida de bala en el tórax y sería trasladado a un hospital.

Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPH), dijo que con el niño son seis los heridos de ayer en Masaya, cuatro de ellos de gravedad.

Los ataques de los francotiradores se produjeron en el centro de la ciudad, donde está la estación de Policía.

En Masaya hay barricadas cuadra por cuadra en cada barrio. Solo en Monimbó hay 90 tranques y en cada barrio tienen puestos médicos primarios para atender a los heridos. Esos puestos están en casas particulares o entidades privadas.

Ataques en Managua

La ANPDH informó que el viernes estuvieron bajo ataque las ciudades de Jinotega, Masaya, Managua y Matagalpa, y este sábado continuaron los choques en Jinotega y Masaya.

 Coalición Universitaria espera apoyo de la OEA

En Managua, grupos armados que han impuesto el terror en la ciudad mataron al joven Christopher Antonio Orozco Alvarado, en las cercanías del autolote El Chele.

Un mortero gigante que fue utilizado ayer por los protestantes de Masaya tras el ataque de francotiradores

En el municipio de Ciudad Sandino, estos mismos escuadrones dispararon contra una mototaxi, dejando a dos personas heridas de gravedad, Jordan Javier Sevilla Montalván, quien recibió tres impactos de bala, y su acompañante Marlon Jesús Campos Toruño, con dos heridas de bala.

 Encapuchados matan a joven

Daniela Barrantes, cuñada de Sevilla, comentó que ellos hicieron un traslado en la mototaxi hasta la zona franca y de regreso, cerca de la gasolinera, fueron seguidos y atacados con una ráfaga de fusil.

La mototaxi muestra siete impactos de bala, la mayoría concentrados en la parte posterior izquierda, que atravesaron la lata del vehículo y alcanzaron a sus ocupantes. El conductor ya no pudo controlar el vehículo y terminó a orillas de la carretera, los dos ocupantes desmayados y ensangrentados.

Joselin Toruño, hermana de Marlon, dijo que el ataque ocurrió a eso de las 9:30 y los heridos fueron llevados al hospital Lenín Fonseca. El estado de salud de su hermano es reservado.

Los testigos identificaron a una camioneta blanca que los siguió y pasó a la par de la mototaxi lanzando una ráfaga de proyectiles, presuntamente AK por el tamaño de los impactos.

Entregan a atacantes en Ticuantepe

El secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Álvaro Leiva, llegó este sábado al tranque de la rotonda de Ticuantepe donde los protestantes entregaron a miembros de las fuerzas de choque del gobierno, que les atacaron la noche del viernes.

 Tranques y trincheras se multiplican

“A medianoche (del viernes) el grupo de choque del Gobierno atacó a los protestantes, fueron repelidos y capturaron a seis, entre agentes de seguridad policial y de la Juventud Sandinista.

Estaban sanos y salvos, sin ningún golpe, para que los sacáramos de aquí”, dijo Leiva, quien condenó la constante violación a los derechos humanos por las fuerzas del Gobierno. El viernes, además de los heridos de Ciudad Sandino y el asesinado en residencial Altamira, los escuadrones de la muerte dispararon contra la ciudadanía en diferentes puntos de la capital, como el barrio El Pilar, barrio México, carretera nueva a León y las inmediaciones de la Universidad Politécnica (Upoli).