•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Diez días después de haber sido devuelto a su casa por sus mismos secuestradores, el joven Kenneth Romero Aburto denunció que fue torturado y lo obligaron a leer una declaración adjudicándose delitos que no cometió e incriminando a personas que no conoce.

Romero Aburto hizo esta revelación este sábado en un video que se hizo viral en las redes sociales.

 Más víctimas en 3 ciudades

El joven de 23 años fue secuestrado el pasado 26 de mayo cuando se encontraba en una pulpería, a media cuadra de su casa en el barrio El Riguero, en Managua, cuando un grupo de encapuchados con armas automáticas lo montaron a la fuerza a una camioneta, lo cual fue denunciado por testigos en su momento.

Ese día, los armados también capturaron a Christian Mendoza, alias “Viper”, quien se encontraba con Kennett Romero.

En el video, Romero reconoce que había establecido una relación con “Viper”, para mantener en las redes sociales una página en la que se pudieran divulgar las noticias sobre las muertes violentas de universitarios y pedir donaciones en respaldo al movimiento estudiantil.

 Nicas en EE. UU. respaldan protestas

Romero fue devuelto a su casa el pasado 30 de mayo en horas de la mañana. Según el relato de su mamá, María Elsa Aburto, su hijo fue dejado a media cuadra de su vivienda y caminó hasta su casa, aun portando la llave de la puerta de entrada y con señales de tortura.

“En lo personal pasé dos días de tortura sicológica y física para que confesara algo que no había cometido. Como no me pudieron sacar ningún tipo de información, ellos me brindaron el formato de una declaración, en la cual yo incriminaba y culpaba a muchas personas que ni siquiera conozco, incluso a ese señor Félix Maradiaga, que no lo conozco”, afirma Romero en el video.

Kenneth Romero camina junto a su madre, María Elsa AburtoAtentado a Obispo

El joven agrega en el video que lo querían ocupar para atentar contra la vida de Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua y que reconoció a un comisionado de la Policía Nacional como uno de sus captores.

 Encapuchados matan a joven

El martes pasado la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional presentó a Christhian Mendoza (“Viper”) como cabecilla de una banda criminal a la que supuestamente también pertenece Kennett Romero, según la Policía.

Monseñor Silvio Báez

En el video, Romero reconoce que en una ocasión brindó sus servicios de reparación de celulares al “Víper”, a quien después encontró por “casualidad” en la Upoli, donde hablaron de respaldar al movimiento estudiantil con una página informativa en las redes sociales.

Romero dijo no tener vínculos con bandas criminales y pidió que un organismo internacional se haga cargo de su caso, porque su vida y la de su familia están en peligro.