•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Diócesis de Matagalpa denunció hoy que un grupo de encapuchados interceptó a un sacerdote, le puso un AK 47 en su cabeza y lo amenazaron de muerte.

“Te vamos a matar, porque tus homilías son un veneno”, dijeron los encapuchados al padre Vicente Martínez, párroco de Santa Lucía, en ciudad Darío, Matagalpa.

De acuerdo con la denuncia, el grupo de encapuchados interceptó y puso el arma en la cabeza del religioso cuando regresaba de la comunidad “La China”, donde presidió una misa.

"El sacerdote relató que al pasar el kilómetro 90 de la carretera panamericana norte, un grupo de paramilitares con pasamontañas lo detuvieron e inmediatamente le señalaron con el arma y registraron el vehículo donde llevaba ornamentos y objetos litúrgicos. Antes de dejarlo ir advirtieron (con) quemar la radio Santa Lucía y el templo parroquial", denunció la DIócesis.

Según la denuncia, monseñor Rolando Álvarez, máximo jerarca católico en Matagalpa, y el clero "repudian este acto y llaman al respeto de la dignidad de la persona; sin importar partido, creencia o estatus social".

Desde ayer la Diócesis de Matagalpa emitió un comunicado rechazando cualquier tipo de amenazas.

Semanas atrás, Álvarez había advertido que la iglesia Católica no iba a tolerar ningún tipo de amenaza.

Además, en León una parroquia ha sido profanada, denunció este domingo monseñor César Bosco Vivas.

En Managua, otra parroquia sufrió un ataque a pedradas.

Mientras, en la catedral de Managua se suspendieron las misas de la 6 pm a causa de la inseguridad que provocan los motorizados encapuchados.

Nicaragua vive una crisis desde el 18 de abril y se cuentan casi 140 personas muertas de forma violenta en este período.