•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Camionetas de colores blanco, gris y negro, con encapuchados en la tina, junto a bandas de matones en motocicletas, están imponiendo el terror en Managua.

Se ha comprobado al menos ocho personas, estas han sido ejecutadas por estos grupos de encapuchados armados, y hay varios sobrevivientes de sus ataques que han presentado denuncias en las organizaciones de derechos humanos, donde los identificaron como matones vinculados al partido en el Gobierno, que visten chaquetas civiles.

Según las denuncias de la población, los corredores más frecuentes de estos grupos armados son la pista La Sabana, donde pasan patrullando y disparando hacia urbanizaciones y barrios.

END

Frecuentan el paso a desnivel de Rubenia, la rotonda La Virgen, Villa Austria, la zona del hospital Alemán Nicaragüense, Villa Rafaela Herrera, colonia Miguel Gutiérrez, Villa Progreso, el barrio Nora Astorga y  los semáforos conocidos como Autolote  El Chele y el barrio Venezuela.

También han sido vistos en la entrada del mercado Oriental, por Enabas, y en la esquina del antiguo Cine González.

Las víctimas

El jueves 24 de mayo, en horas de la tarde Tomás Alejandro Hernández Estrada fue asesinado por motociclistas en Ciudad Belén, y uno de los atacantes de la camioneta también murió al caer.

Ese mismo día, pero antes de la medianoche, Marlon José Orozco Largaespada y su hermano salieron a cargar combustible y fueron perseguido por motociclistas armados en la pista La Sabana. El carro se volcó, los motociclistas lo sacaron y le dispararon en la cabeza.

El hermano de Marlon, quien sobrevivió, y vecinos del sector, aseguran que los asesinos vestían pantalones azules, botas militares y chaquetas civiles.

El sábado 25 de mayo la población encontró el cuerpo de Keller Pérez Duarte, en la cuesta del Plomo, con señales de tortura.

La madrugada del 2 de junio, el ciudadano estadounidense Sixto Henry Vera fue ejecutado por uno de esos escuadrones de la muerte, como también le llaman los ciudadanos. Los armados andaban en una camioneta y en motos. El crimen ocurrió cerca de la cooperativa de buses Parrales Vallejos.

Un sobreviviente del ataque de esos grupos de matones narró que, cerca de las 9:30 p.m. del 25 de mayo, iba en moto y fue interceptado y golpeado por un grupo de cinco encapuchados armados de fusiles, que viajan en una camioneta gris.

El sobreviviente puso la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y afirma que lo dieron por muerto y lo lanzaron a un monte cerca de la cuesta del Plomo. Por su seguridad pidió que omitiéramos su nombre.

Al taxista Marvin Antonio Solórzano Salinas, lo interceptaron el 4 de junio en el barrio Enrique Smith y se lo llevaron al barrio Ciudadela Nicaragua, donde lo ejecutaron. Otra víctima podría ser una mujer hasta el momento sin identificar, cuyo cuerpo apareció en la Isla del Amor, ubicada a 900 metros de la costa del botadero La Chureca.

Víctimas recietes 

Dos personas fallecieron a manos de motociclistas entre el viernes y el sábado a altas horas de la noche. Christopher Antonio Orozco, de 18 años, murió de un disparo el pasado viernes en el sector de Altamira, por los semáforos conocidos como Autolote  El Chele. 

Víctor Cabrera, de 39 años, fue la otra víctima de delincuentes en motocicletas, cuando el pasado sábado recibió un balazo en el rostro para después ser despojado de su moto y su arma 9 milímetro. El hecho ocurrió en el barrio Venezuela.