•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Nuevos tranques en el interior de Managua han sido colocados como una forma de presión al Gobierno. Ayer al mediodía, pobladores de los barrios El Paraísito y El Edén bloquearon por completo la pista Juan Pablo II, en Managua, colocando barricadas de un metro y medio. 

Estos tranques se suman a los que permanecen en los barrios orientales: Villa Flor Sur, Villa Venezuela, colonia Miguel Gutiérrez, Rubenia, entre otros. 

Los ciudadanos aseguran que instalaron barricadas en los cuatro costados del semáforo de El Edén, como medida de presión en contra del gobierno de Ortega, pero, principalmente, para protegerse de los grupos armados que siembran el terror durante las noches en Managua. 

Antes de llegar a los semáforos de la Larreynaga también fue colocada otra barricada. Además, fueron bloqueados los accesos hacia el cementerio periférico y El Paraísito.

La población empezó a colocar las barricadas minutos después y motivados por la “Caravana Azul y Blanco”, que recorrió distintos barrios durante la mañana del domingo. Los pobladores se encuentran resguardando estas trincheras de forma pacífica, ya que están  sin armas.

Advierten que quitarán las barricadas hasta que cese la represión policial y parapolicial, en Managua y demás departamentos. También sostienen que el Gobierno debe acceder a discutir más el tema de la apertura democrática.

Tranques crecen hacia el oeste 

Las barricadas ubicadas cerca de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) han crecido hacia el norte. Las defensas de adoquines están cerca de los semáforos de ENEL central y están a cien metros de distancias cada una. 

En el sector del Gancho de Camino, en el mercado Oriental, aún hay barricadas de piedras canteras en algunos puntos de accesos, pero que afecta parcialmente la circulación de vehículos.