•  |
  •  |
  • END

Ginebra / Madrid - El País.


La Organización Mundial de la Salud, OMS, confirmó que los laboratorios están dedicados a fabricar la vacuna utilizada contra la gripe estacional (la que se produce cada invierno) y que ésta no es efectiva para prevenir la gripe AH1N1, declaró la directora de la organización para la Investigación de Vacunas, Marie-Paule Kieny.

En rueda de prensa en Ginebra, la experta aseguró que “no hay duda de que una vacuna contra la gripe A (H1N1) es posible”, aunque su desarrollo es difícil y lento, por lo que las primeras dosis para inmunizar a la población no estarán listas, como mínimo, hasta dentro de cuatro o seis meses.

Un 40% de los europeos se infectará

Los expertos que asesoran a la Unión Europea lo tienen claro. “Una vez declarada la fase de alerta prepandémica 5, pasar a la 6 es inevitable”. Así de tajante fue ayer Angus Nicoll, jefe del programa contra la gripe del Centro Europeo del Control de Enfermedades, ECDC, el organismo que, desde Estocolmo, se encarga de asesorar a la Comisión de Sanidad de la Unión Europea, UE.

Eso sí, Nicoll recalcó que el actual virus no es, “de momento, tan malo como el que causó la gripe de 1918, aunque tendrá un considerable impacto”, dijo.

Y cuando habla de “considerable”, no se anda por las ramas. “Entre un 40 por ciento y un 50 por ciento de la población europea” tendrá la nueva gripe, afirmó. En un invierno normal la incidencia ronda el 15 por ciento, aunque varía mucho cada año porque el virus cambia.

“Hay que tener en cuenta que la gripe estacional (la que se produce cada invierno) causa cada año unas 40,000 muertes en la UE”, dijo Nicoll, por lo que un nuevo virus puede tener una repercusión considerable. Eso sí, la mayoría tendrá una gripe “leve”, con las excepciones habituales cuando se trata de este tipo de infecciones: “Las personas mayores y los enfermos crónicos”, que estarán en más peligro.

Por eso, la UE insiste en que cada año, con pandemia o sin ella, la población se vacune, porque la única buena noticia que parece que no cambia es que, pese a la paulatina escalada en el número de personas infectadas y de países afectados, la inmensa mayoría de los pronósticos sigue siendo buena.

Atención empezó tarde

Está la excepción de los muertos en México (siete según la Organización Mundial de la Salud), algo para lo que ningún grupo de expertos tiene una explicación, aunque sí algunas teorías: que se les empezó a tratar tarde, que estaban más cerca del foco inicial o que tenían otras patologías previas que los hacía más vulnerables.

Nicoll insistió en que “se trata de un virus de la gripe y que, por lo tanto, es fácil de coger”. Los números lo atestiguan. En Estados Unidos ya van 109 casos confirmados, incluido el niño de 23 meses que falleció el miércoles.

En México, la OMS confirma 97, de los que han fallecido siete. España es el siguiente país en incidencia: 13 pacientes cuyos análisis han dado positivo al nuevo H1N1 y 101 personas en observación. Perú y Costa Rica han informado de los primeros enfermos de Latinoamérica fuera de México, lo que muestra que empieza a abrirse el camino hacia el sur.

En total, la OMS --siempre más conservadora en sus cuentas-- dio ayer 236 casos como seguros. El miércoles eran 148.

A pesar del goteo de enfermos, la organización sanitaria dependiente de la ONU descartó ayer subir la alerta al nivel 6. “No hay ninguna señal que nos indique que tenemos que aumentar el nivel de alerta”, dijo Keiji Fukuda, Director en funciones de la OMS.

Sin embargo, la organización sólo tiene siete casos de fallecimientos confirmados por esta enfermedad. “La razón de ese gran aumento es que en México se están haciendo ahora miles de pruebas de laboratorio a los casos sospechosos”, dijo Fukuda. Ese país ha informado ya, según la OMS, de 97 casos confirmados.

Fukuda intentó tranquilizar sobre las reservas de antivirales. Explicó que la OMS tiene una reserva de cinco millones de antivirales, adquirida entre 2005 y 2006 para situaciones de emergencia. Ahora, distribuirá dos millones de estos tratamientos a los países en vías de desarrollo, incluido México.

“Son ésos los países que más los necesitan”, dijo el director en funciones de la OMS. Fukuda explicó que los laboratorios responsables de la fabricación de antivirales (como Roche, que elabora el Tamilfu) aumentarán la producción de estos fármacos, “por si fuese necesario”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus