•  |
  •  |
  • Edición Web

Transitar en Managua, en especial en la zona oriental, es cada vez más difícil, pues las barricadas se multiplican en los barrios y solo los que conocen el territorio como la palma de su mano son capaces de encontrar rutas alternas.

Esta mañana en sectores como rotonda La Virgen y las vías de la colonia Miguel Gutiérrez eran campo minado: barricadas, troncos, árboles y rocas impedían el paso cuadra a cuadra.

Mientras, los habitantes del barrio Santa Rosa, en Managua, amanecieron alarmados por la fuerte presencia de paramilitares y camionetas que pasaban para tomar fotos a las barricadas hechas por los mismos pobladores del lugar.

“Las barricadas se hicieron ayer (lunes) en la noche, los mismos chavalos que viven por aquí fueron los que las levantaron y hace un rato vino una camioneta a tomar fotos”, explica Ericka Espinoza, habitante del barrio Santa Rosa.

El lunes hubo un operativo armado en los barrios Larreynaga y El Edén. La misión era desmontar las barricadas que habían puesto el domingo los pobladores.

La presencia de los policías sigue en estos puntos, por lo que el tráfico fluye de manera normal.

En carretera norte, en tanto, hay embotellamientos porque los conductores evitan las zonas de rotonda La Virgen y Santa Rosa.

El transporte colectivo es escaso y las unidades que transitan lucen llenas.

Tanto pobladores como comerciantes han sufrido por los tranques en los distintos puntos de Managua cuando van hacia sus lugares de trabajo.

“Nosotros tenemos que trabajar para sobrevivir diario y trabajamos para comer”, expresa Domingo Solís, un vendedor de artesanías en el mercado Iván Montenegro, que ha quedado rodeado de barricadas.

En las noches el transporte colectivo es escaso por los diferentes ataques que se han dado a algunas unidades y los taxistas han elevado los pasajes, por lo que esta no es una buena opción para los trabajadores.

“Como los buses casi no están pasando y si pasan van llenos, me voy en taxi, pero están cobrando mucho por una carrera”, lamenta un señor que prefiere mantenerse en anonimato.

Los pobladores en Managua instalan barricadas por dos motivos: protestar contra el gobierno de Daniel Ortega y protegerse de los ataques de encapuchados que se movilizan armados en motocicletas o camionetas.