•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Scarlett García, la joven de 21 años que fue baleada la mañana del lunes cuando barría en las afueras de la librería Hispamer, permanece ingresada en un hospital capitalino con una bala alojada en el hígado, según personas cercanas a la víctima.

“Lo único que sabemos es que ella está estable y que la jefa de Recursos Humanos está en el hospital a la espera de lo último que digan los médicos”, manifestó una amiga de García quien labora como conserje en la sede central de Hispamer. 

 Comercio y construcción pierden más empleo formal

Scarlett García recibió un impacto de bala por la espalda cuando barría frente a las instalaciones de Hispamer central.

Tras condenar el hecho a través de un comunicado, las autoridades de la Librería Hispamer se mantienen herméticas en torno a cómo evoluciona el estado clínico de su colaboradora.

Desde que iniciaron las protestas en Nicaragua, el pasado 18 de abril, esta es la segunda vez que un empleado de Hispamer Central es afectado. 

 Grupos parapoliciales muestran deterioro del Estado de Derecho

El primero fue José Luis García Gutiérrez, quien fue capturado de manera violenta la tarde del 28 de abril por  antimotines que esa tarde reprimieron a los estudiantes de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). García salía del trabajo y fue confundido con un manifestante, al día siguiente fue puesto en libertad.