•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Centro Carter condenó hoy lo que calificó como "violentas represalias y el uso excesivo de la fuerza" en contra de los protestantes en Nicaragua, y llamó al gobierno de Daniel Ortega a desmantelar a los grupos parapoliciales y brigadas antidisturbios.

"Desde el 18 de abril, la policía, la parapolicía, las fuerzas especiales, y los grupos organizados vinculados al gobierno han reprimido protestas ciudadanas en todo el país, lo que ha provocado la muerte de al menos 146 personas", indica un comunicado del Centro Carter divulgado hoy.

Los protestantes en Nicaragua han denunciado el uso de fuerzas de choque para reprimirlos y los organismos defensores locales e internacionales de los derechos humanos han condenado al Estado de Nicaragua por estas acciones.

En su comunicado, el Centro Carter se hace eco de las denuncias de tortura y tratos crueles, "degradantes e inhumanos", y destacó que entre las víctimas se incluye a niños, estudiantes, defensores de los derechos humanos, periodistas y otros civiles.

También dio su respaldo al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, que el gobierno de Nicaragua, la OEA y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), acordaron que investiguen los hechos de violencia ocurridos en este país.

"El Centro Carter denuncia el enjuiciamiento y acoso sistemático de activistas sociales, periodistas y defensores de los derechos humanos. También rechaza las recientes acusaciones contra Félix Maradiaga, director ejecutivo del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp)", añadió.

La Policía Nacional acusó a Maradiaga de formar parte de una estructura del crimen organizado, que estaría vinculada a asesinatos.

Maradiaga, quien está en Washington, decidió posponer su retorno a Nicaragua, en vista de que hay una orden de captura en su contra.

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. AFP/END

"Exigimos el cese inmediato de todos los actos de violencia, intimidación y amenazas. Instamos al gobierno de Ortega a buscar mecanismos y soluciones para evitar una espiral descendente del conflicto, y exhortamos a todos los actores a reanudar el proceso de diálogo para llegar a una solución pacífica de la crisis política", concluyó el Centro Carter.

Este comunicado se da a concoer en la víspera de un paro nacional convocado en Nicaragua.