•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Los obispos han convocado a la mesa de diálogo en Nicaragua para este viernes, luego de recibir una respuesta del mandatario, Daniel Ortega a una propuesta de agenda de debate que incluye la democratización y que le presentaron el pasado 7 de junio.

En la mesa de diálogo, explicaron los obispos en un comunicado, someterán a debate los planteamientos que están sobre la mesa: El de la Alianza Cívica y el del Ortega, el cual se hará público este mismo viernes.

"En dicha mesa, estaremos dando a conocer a la comunidad nacional e internacional la propuesta que presentamos al señor presidente (Ortega) y la carta que él nos ha enviado con su planteamiento, lo que someteremos a debate para buscar un consenso que responda a los anhelos de justicia, democratización y paz del pueblo", dijeron los obispos en un comunicado.

Los obispos y Ortega se reunieron el pasado 7 de junio, cuando la Conferencia Episcopal planteó al mandatario la agenda para el diálogo en Nicaragua, que incluye la democratización.

Tras la cita, Ortega pidió reflexionar sobre el tema y los obispos dijeron que ayer recibieron su respuesta, la cual harán pública el viernes.

"Hemos recibido la respuesta del Presidente de la República a las propuestas que, recogiendo el sentimiento de diversos sectores de la sociedad y de la inmensa mayoría del pueblo nicaragüense, le presentamos en el encuentro que sostuvimos el pasado jueves 07 del corriente. Por lo tanto, estamos convocando a la Mesa Plenaria del Dialogo Nacional, para el próximo viernes 15 de junio, a las 10:00 A.M., en el Seminario Nuestra Señora de Fátima", indicaorn los religiosos.

Este anuncio se da en la víspera de un paro nacional convocado por empresarios, sociedad civil, universitarios y campesinos, que durará 24 horas.

Por el gobierno no ha habido ninguna reacción.

La vicepresidenta, Rosario Murillo, no se refirió al tema este medio día, durante su intervención en los medios oficialistas.

Las condiciones en que se vuelve al diálogo

Al diálogo nacional, las partes volverán tras una serie de enfrentamientos ocurridos en varios puntos de Nicaragua, que han aumentado la cifra de muertos en el contexto de la crisis, que comenzó el 18 de abril.

El cardenal Leopoldo Brenes, durante una sesión del diálogo en Nicaragua. Archivo/END

Masaya, por ejemplo, se encuentra aislada, tras los ataques ocurridos desde comienzos de junio y que dejaron al menos 11 muertos.

En iguales condiciones está Carazo y en Managua las barricadas se han multiplicado, pese a que la Policía Nacional y grupos parapoliciales ejecutaron operativos armados para desmontarlas.

Además, gobierno y la Alianza Cívica se sentarán en la mesa del diálogo tras el paro nacional, que estará en efecto desde la cero horas hasta la 11:59 pm de este jueves.

Mientras, los niveles de inseguridad son altísmos en Nicaragua, pues grupos encpauchados que circulan armados han matado al menos a 8 personas en apenas diez días.

El gobierno de Ortega, por su parte, recibe críticas internacionales, la más reciente es del Centro Carter, que criticó la violencia excesiva y pidió desmantelar a los grupos paramilitares.