•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La ciudad de Diriamba, en Carazo, amaneció atrincherada este miércoles. Cada dos calles los pobladores levantaron una barricada.

El cierre de calles es la medida de protección adoptada por la población ante posibles ataques contra manifestantes por parte de la Policía Nacional y fuerzas de choque, luego de la sangrienta jornada de ayer.

Testigos narraron que los ataques iniciaron a eso de las tres de la mañana del martes.  La alerta provino de la iglesia que dobló sus campanas cuando los antimotines y fuerzas parapoliciales comenzaron a atacar a los autoconvocados atrincherados en el tranque de Las Esquinas. Los protestantes aseguraron que fue una batalla desigual: piedras y morterazos contra balas de plomo.

"Atacan Las Esquinas, atacan Las Esquinas", se escuchaba en cada cuadra y la población comenzó  a sonar vuvuzelas, pitos y pailas en las calles de la cuna del Güegüense.

Luego que la Policía liberara el paso en Las Esquinas se desató un enfrentamiento en Jinotepe, donde los agentes pretendían desmontar el tranque del Colegio San José, pero fueron relegados después de casi tres horas de disparos y morteros que dejó como saldo dos fallecidos.

Clero apoya paro nacional de Nicaragua como protesta pacífica ante Daniel Ortega

Al caer la tarde de martes se dio un nuevo enfrentamiento entre autoconvocados y la Policía de Diriamba qué repelió a los jóvenes a balazos, dejando como resultado la muerte de Marcos Antonio Villalobos, de 25 años, quien recibió un impacto de bala en la tetilla derecha. El joven fue  sepultado la tarde del miércoles, en medio de banderas azul y blanco, detonaciones de morteros y el llanto de sus familiares, tras un responso realizado en el atrio de la Basílica Menor de San Sebastián por el padre César Castillo.

Ciudad paralizada

Este miércoles, los diriambinos se movilizaron en bicicleta y a pie, debido a los cierres de calles y a que solo unas diez mototaxi continúan prestando servicio de transporte en la ciudad.

En los enfrentamientos registrados en Diriamba falleció el joven Marcos Villalobos, de un disparó en la tetilla derecha. Foto de Letzira Sevilla Bolaños

“Está complicado andar trabajando, porque no hay gasolina en ningún lado y además hay barricadas casi en todas las cuadras, hasta en los barrios, por lo tanto, uno tiene que ingeniársela para poder pasar. El otro problema es que hay pasajeros que no comprenden la situación y si uno no llega hasta donde van no le quieren pagar”, señaló uno de los cadetes de mototaxi que prefirió omitir su nombre.

Nicaragua: Miles buscan emigrar por ola de violencia

A pesar de que prácticamente toda la ciudad está con barricadas, algunos pobladores sienten que falta seguridad y armados con barras y carretillas amanecieron levantando más trincheras.

Incluso el mercado municipal Manuel de Jesús Rivera estaba funcionando a medias. Las abarroterías, carnicerías y puestos de verduras estaban atendiendo a los compradores, no así las tiendas. Además, ante el temor de saqueo los comerciantes optaron por cerrar los portones principales, dejando como único acceso las puertas para peatones.

Vuelven a bloquear Las Esquinas

Por otro lado, en Las Esquinas la población volvió a levantar el tranque que en horas de la madrugada del martes había desmantelado la policía junto a paramilitares, lo que enardeció a los protestantes que optaron por quemar la estación policial.

Detienen a oficial por atropellar a una mujer y su nieta en Rosita

En el caso de Jinotepe, sigue en pie el tranque del Colegio San José que mantiene cerrada la entrada principal a la ciudad y varados a varios furgonetas.