•   Diriamba y Jinotepe, Carazo  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Diriamba y Jinotepe, en Carazo, sufrían esta noche un ataque simultáneo de policías y fuerzas parapoliciales, mientras que los pobladores denunciaron el sobrevuelo de una avioneta, lo que ha causado más pánico.

Esta acción se da pocas horas después de que en Diriamba los policías dejaran abandonada la estación policial.

Los pobladores en Diriamba y Jinotepe relataron que en las calles se escuchaban disparos de armas de fuego y veían pasar a policías y a civiles, armados.

Los atacantes, además, se movilizaban en motos.

En medio del pánico, los habitantes denunciaron saqueos en un comedor parroquial de Diriamba.

También dijeron en ambas ciudades que escuchan el sobrevuelo de una avioneta. Versiones no confirmadas indican que los antimotines habrían llegado a estas ciudades por la vía aérea.

Los virales mensajes nocturnos al comisionado Ramón Avellán en Masaya

A inicios de junio en Masaya también ocurrió un episodio similar: La ciudad sufrió un ataque por tierra y por aire había drones y una avioneta. Luego los pobladores denunciaron un ataque aéreo con veneno.

En tanto, hoy en Jinotepe y Diriamba algunas personas afirman que quienes cometen el ataque armado también ingresaron por caminos rurales. En algunas zonas los habitantes dijeron que les suspendieron el fluido de electricidad durante el ataque armado.

Durante el ataque en Jinotepe, algunas personas salieron e hicieron sonar sus cazuelas, pero pronto entraron a sus casas, pues al aparecer les atacaron con gas pimienta, según el relato de los habitantes.

Ayer, durante fuertes enfrentamientos en Diriamba y Jinotepe, murieron al menos tres personas.

Esta acción se da en la víspera de un paro nacional que durará 24 horas. Además, coincide con el anuncio de la Conferencia Episcopal de que el viernes se reanudará el diálogo en Nicaragua, tras recibir una respuesta del presidente Daniel Ortega a la propuesta de agenda de debate.

Las ciudades de Nicaragua, en el Pacífico, tienen tranques y cientos de barricadas, como protesta contra Ortega y para defenderse de los ataques armados.

Es por tal motivo que policías y fuerzas parapolicial utilizan caminos alternos para penetrar a las ciudades.

La crisis en Nicaragua ha cobrado 168 vidas, según organismos defensores de los derechos humanos.