•  |
  •  |
  • Edición Web

Una mujer dio a luz anoche a una bebé en un tranque en Jinotepe, Carazo, donde ocurrían fuertes enfrentamientos.

Acuerpada por más de 50 personas y una bandera azul y blanca, adelante salieron en medio de la “guerra campal” una recién nacida, su madre y unos estudiantes del tranque ubicado en el colegio San José, a la entrada de Jinotepe.

Mientras los antimotines atacaban, la recién nacida pudo ser trasladada del tranque al hospital regional Santiago de Jinotepe, en los brazos de uno de los estudiantes. El cuerpo médico recibió a la madre y a la hija, quienes están estables.

La madre de la recién nacida, Adamaris Mojica, de 28 años, después del parto presentó una hemorragia interna, pero está fuera de peligro.

Antes de llegar al hospital, a la madre de la bebé -que venía de Masatepe- la atendieron los médicos voluntarios que se encontraban en el tranque del colegio San José.

La noticia se dio a conocer rápidamente en redes sociales por los autoconvocados.

Jinotepe y Diriamba, blanco de ataques

Por otro lado, Las Esquinas se ha convertido en un punto estratégico que permite el acceso a Diriamba y San Marcos, en Carazo.

La noche de este miércoles policías y paramilitares llegaron disparando con el objetivo de desmontar el tranque que los autoconvocados habían levantado en horas de la mañana.

“Ellos venían armados y nosotros no teníamos con qué defendernos, entonces optamos por dejar el tranque para conservar la vida”, dijo a El Nuevo Diario uno de los protestantes.

Los paramilitares tomaron control de la zona y desmantelaron el tranque, sin embargo esto no fue suficiente, pues pasaron disparando durante toda la noche, dijeron los pobladores.

“Estamos bajo amenazas. Ellos andan en varias camionetas y pasan por las calles intimidando, enseñan las pistolas para atemorizarnos. Están levantando lista de los que estábamos en el tranque para rafaguearnos las casas, estamos encerrados en nuestras casas y tememos por nuestra vida y la de nuestras familias”, señaló una pobladora.

Una pobladora de las cuatro Esquinas se comunicó con El Nuevo Diario para denunciar que están siendo víctimas de una balacera protagonizada por fuerzas parapoliciales, simpatizantes del gobierno y antimotines.

Según la ciudadana, hay tres camionetas blancas sin placas en el empalme de las cuatro Esquinas.

"Andan preguntando nombres de los que estaban en los tranques, de repente tiran ráfagas de balas, todo mundo está encerrado en sus casas, pedimos ayuda", dijo desesperada la ciudadana por medio de llamada telefónica.

La mujer aduce que desde horas de la noche de este miércoles inició el ataque.

"Necesitamos que los derechos humanos vengan a ver lo que nos están haciendo, pedimos ayuda urgente antes que nos maten", dijo en llantos.