•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las plazas y centros comerciales están cerrados. Gasolineras, restaurantes, supermercados, autolavados y negocios familiares como pulperías se han sumado este jueves al paro nacional, constató El Nuevo Diario en un recorrido.

La carretera a Masaya, una de las principales vías del país, luce prácticamente vacía. El servicio de transporse selectivo en esta zona es nulo.

Las paradas de buses lucen sin pasajeros y las cooperativas intermunicipales que brindan el servicio desde Masaya, Carazo y Granada hasta Managua, no están laborando.

En el sector de la Universidad Centroamericana y Metrocentro la oferta de transporte urbano colectivo supera la demanda. Las unidades de transporte lucen con menos de cinco pasajeros.

Las instituciones del Estado son las únicas que lucen abiertas, aunque la demanda de sus servicios es prácticamente nula. 

El objetivo del paro

El paro nacional fue convocado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia en demanda al Gobierno el cese a la represión, que ha dejado a más de 160 personas asesinadas desde el 19 de abril, según organizaciones de derechos humanos.

El paro nacional se desarrolla luego de que la noche de este miércoles se registraran ataques contra manifestantes antigubernamentales en Masatepe, Jinotepe, Diriamba, Managua y León, que dejaron al menos cinco personas muertas.

Vista de la carretera a Masaya, vacía. Bismarck Picado/END

La Alianza Cívica, integrada por el sector privado, estudiantes, campesinado y sociedad civil, al convocar al paro también pidieron al presidente Daniel Ortega responder la carta que le entregaron los obispos de la Conferencia Episcopal en el encuentro del jueves, donde le plantearon las propuestas para democratizar el país y retomar el diálogo nacional. 

Este miércoles los obispos de Nicaragua informaron que el presidente Ortega había respondido a la carta, tres días después del plazo concedido, por lo que la Conferencia Episcopal, que es mediadora y testigo del diálogo nacional, convocó a la mesa plenaria para este viernes a las 10 de la mañana.

El mercado Huembes

Mientras, en la carretera norte, Managua, las calles lucían semivacías, pero con la presencia de policías.

La pista del Roberto Huembes, desértica. Rafael Lara/END

Los colegios públicos y privados tienen las portones cerrados, a pesar de que el Ministerio de Educación dijo que habría clases.

Los supermercados están cerrados, al igual que la mayoría de las gasolineras. Las estaciones que están abiertas tienen pocos clientes.

El servicio de limpieza pública trabaja, al igual que el transporte urbano colectivo, pero con muy pocos pasajeros.

El mercado Roberto Huembes, por su parte, que en los días de semana tiene los parqueos y pasillos llenos de compradores, este jueves se observa prácticamente vacío.

Los pocos comerciantes que abrieron sus tramos señalan que no hay compradores y se retirarán a medio día.

En centro comercial Metrocentro no abrió este jueves, sumándose al paro nacional que será de 24 horas.

En el caso del mercado Oriental, hay pocos compradores y los comerciantes advierten que hay mucha delincuencia en las zonas internas del mercado.

El famoso Gancho de Caminos, que se mantiene muy traficado, este jueves estaba desolado.

En los alrededores se mantienen las barricadas de piedra cantera, escombros, ramas y llantas. No se puede acceder al mercado desde carretera norte.

Desde la gasolinera de Ciudad Jardín hacia la Casa de los Encajes, la pasada está totalmente libre.