•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La actividad empresarial, desde pequeños hasta grandes negocios, se paralizó este jueves en todos los departamentos de Nicaragua por el llamado a paro nacional de 24 horas convocado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, en solidaridad con las víctimas de las protestas iniciadas el 19 de abril del corriente año y en reconocimiento a las legítimas formas de defensa de las mismas.

Calles, carreteras, mercados y plazas comerciales se convirtieron durante 24 horas en sitios desolados, porque los establecimientos cerraron las puertas en protesta.

Fotos: Paro nacional, una protesta más contra el Gobierno de Daniel Ortega

Juan Sebastián Chamorro, uno de los representantes de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, calificó de “histórico” y “extremamente positivo” el paro; al ser consultado al final del día.

“La respuesta de la población fue excelente en todos los departamentos del país, fue un paro total y se lograron los objetivos que se paralizaran las actividades económicas, que las calles estuvieran vacías y que la gente se uniera de forma pacífica y cívica a la protesta”, valoró Chamorro, también director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Chamorro agregó que la Alianza Cívica continúa “con la posición de seguir luchando por los cambios que necesita Nicaragua a través de la lucha cívica”, a pesar de que la respuesta de algunos sectores fue el recrudecimiento de la violencia.

En Managua fue inusual a las 10:30 a.m. observar vacío el Gancho de Caminos, donde suele haber un nudo vehicular y es uno de los peores pasos del mercado Oriental. En este enorme centro de compras la mayoría de vendedores se unieron al paro.

Carreteras desoladas

La carretera Masaya, una de las principales vías que conecta a Managua con la zona suroriental, lució desierta este jueves. Las plazas, supermercados y centros comerciales cerraron sus puertas. Gasolineras, restaurantes, autolavados y negocios familiares, como pulperías, también se sumaron al paro nacional, constató El Nuevo Diario en un recorrido.

 Senadores de EEUU proponen sanciones para responsables de violencia en Nicaragua

En el tramo de la carretera nueva Managua-León, justo entre Ciudad Sandino y la comunidad de Los Brasiles, el tráfico era casi inexistente. Las filas de vehículo que se forman todas las mañanas, este jueves no existieron.

Una calle comercial de Linda Vista, Managua, totalmente desolada este jueves por el paro nacional.

Las paradas de buses también estaban vacías y las pocas unidades de transporte colectivo que circularon en la capital trasladaban a los sumo cinco pasajeros y al mediodía dejaron de circular.

Las cooperativas de buses intermunicipales que viajan de Masaya, Carazo y Granada hacia Managua, no brindaron el servicio. La presencia de taxis era casi nula en el centro de la capital.

En Managua y otras ciudades del interior del país, solo fue notoria la presencia de policías que salieron a las calles supuestamente a regular el tráfico vehicular, pero las vías estaban desoladas.

El paro nacional convocado por la Alianza Cívica también se hizo sentir en el municipio de Ciudad Sandino, ubicado a 12.5 kilómetros al oeste de la capital, donde la calle principal que alberga a los principales negocios comerciales lucía desierta.

Departamentos paralizados

El paro nacional mantuvo este jueves detenidas las ciudades del interior del país, donde los establecimientos comerciales permanecieron cerrados y había pocos vehículos y peatones en las calles.

 Matan a monaguillo a balazos en León

En Chinandega, bancos, hoteles, restaurantes, tiendas,  gasolineras y centros comerciales de la ciudad cerraron para sumarse al paro.

En el mercado central de Chinandega solo algunos comerciantes ofertaban carne de res, mariscos y verduras.

Completamente vacías estaban las calles de la ciudad de Masaya el jueves, en apoyo al paro nacional. Los habitantes optaron por permanecer dentro de sus viviendas, como medida de protección ante los ataques de civiles armados y antimotines.

La ciudad colonial de Granada también se paralizó. La actividad comercial fue nula y salió gente a las calles solo para sonar las cacerolas al mediodía.

La ciudad de León estuvo por la mañana en una calma relativa en su tercer día de paro y por la tarde se registraron nuevos ataques de policías y paramilitares contra manifestantes.

El paro también fue apoyado en los departamentos de Boaco, Chontales, Rivas, Jinotega, Río San Juan y Matagalpa.

 (Con la colaboración de Orlando Barrios, Uriel Velásquez, Heydi Salazar, Katherin Chavarría, Francisco Mendoza, José Luis González, Auxiliadora Martínez, Mercedes Sequeira y Lésber Quintero)