•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre balas y sangre fue sepultado al mediodía de este jueves Winston Saballos Martínez, de 29 años, quien murió la madrugada del miércoles cuando defendía un tranque en la entrada a Nagarote junto con jóvenes autoconvocados.

Mientras Winston Saballos, quien no podrá conocer al segundo de sus hijos y deja en la orfandad a un niño de 5 años recibía cristiana sepultura, en el extremo suroeste de la ciudad la población se defendía de civiles armados y francotiradores de la policía.

Por un momento los familiares de Wiston Saballos consideraron la posibilidad de sepultarlo en el patio de su casa, en el barrio La Reforma de este municipio, ubicado a 44 kilómetros al occidente de Managua.

Martha López Figueroa, viuda de Wiston Saballos, explicó que habían dispuesto sepultarlo en el patio de la casa porque quienes en horas tempranas de la mañana andaban haciendo la sepultura, fueron atacados por un francotirador que estaba apostado en el estadio de la ciudad.

“Él (Wiston Saballos) tenía más  de un mes de  estar yendo  al tranque apoyando a la población y nunca dijo el porqué lo hacía”, relató Martha López, mientras las lágrimas le recorrían por su rostro instantes antes de iniciar el funeral.

Otro muerto

Mientras el funeral de Wiston Saballos avanzaba por las calles de Nagarote sobre la plataforma de un camión, que sirvió de carro fúnebre, había enfrentamientos cerca del comando de la policía, confirmaron los habitantes.

Quienes iban a la cabeza del sepelio removían las barricadas  hechas con adoquines y después las volvían a poner. Además, ayer por la mañana se informó en Nagarote de la muerte a balazos de Gilberto Urroz.

Representantes de la Iglesia Católica salieron a las calles de Nagarote para llamar a la calma tras los hechos de violencia.

Sepelio de Winston Saballos Martínez

La madrugada del miércoles fuerzas paramilitares atacaron un tranque que los autoconvocados de esa ciudad mantenían sobre la vía, a la altura del kilómetro 43 de la carretera Managua- León. Por su parte, el sacerdote de Nagarote en compañía de varias mujeres salió a la calle entre las balas en compañía de feligreses con el Santísimo en Managua.

A las dos de la tarde una comisión de la CPDH llegó a Nagarote para mediar entre la policía y la población que luchaba palmo a palmo con las fuerzas represivas gubernamentales y donde ya se reportaba un muerto más.