•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) pidió hoy a los integrantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) que vigilen "de cerca" los avances del diálogo nacional en Nicaragua, cuya reanudación está prevista este viernes y busca poner fin a la crisis sociopolítica.

Su presidente, Dimitris Christopoulos, indicó en una misiva a los ministros de Exteriores de los 35 países del organismo la "profunda preocupación frente a las graves violaciones de derechos humanos cometidas en Nicaragua en el marco de la represión de la protesta social".

 ​​Represión y muerte en siete municipios

Una represión por la que, según sus cálculos, desde el inicio de las protestas el pasado 18 de abril "al menos 154 personas han sido asesinadas" y "más de 1.300 personas han resultado heridas".

La FIDH destacó que pese a las recomendaciones formuladas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al finalizar su visita al país y las "reiteradas" solicitudes de la comunidad internacional, el Gobierno no ha cesado la represión contra la población civil.

 ​​Expertos de la ONU condenan represión “indiscriminada”

El organismo instó a los integrantes de la OEA a pronunciarse públicamente para condenar "las graves violaciones de derechos humanos cometidas", exigir el cese de esa represión estatal y "monitorear de cerca" el diálogo.

E igualmente, en caso de una nueva suspensión del mismo, solicitar al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que convoque una reunión urgente del Consejo Permanente para "promover una salida pacífica y negociada a la grave crisis política y social que atraviesa el país".

 ​​Denuncian en España escalada de violencia en Nicaragua

Las protestas contra el presidente, Daniel Ortega, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.