•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rachel Gaitán Arvizú denunció ayer que sujetos encapuchados saquearon y quemaron su casa de habitación y dos vehículos que se encontraban estacionados adentro alrededor de las 10:00 a.m., mientras ella se encontraba apoyando una barricada cercana a la vivienda, en Villa Progreso, Managua.

Vecinos de la zona realizaron videos del momento en que un grupo de sujetos armados y cubiertos con pasamontañas forzó la entrada de la casa de Gaitán. “Sacaron electrodomésticos, prendas, repuestos de los vehículos”, detalló la mujer, agregando que además estos hombres “amedrentaron a personas que se encontraban en los alrededores, disparando armas de fuego”.

 Seis muertos en Bilwi y más terror en Managua

Gaitán denunció ser una “perseguida” política, porque desde el inicio de las protestas apoyó a los estudiantes que se encontraban en la Universidad Politécnica (Upoli) y en los últimos días se organizó con los vecinos de su barrio para levantar trincheras. “Es una forma de atemorizarnos y callarnos”, alertó, asegurando no tener miedo.

Rachel Gaitán Arvizú

La denunciante aseguró que antes de la quema de su vivienda ya había recibido “múltiples amenazas” por redes sociales y llamadas telefónicas, indicándole incluso los horarios en que sus hijas entraban y salían de su casa. 

La mujer, además, denunció que encapuchados ingresaron a otra casa en donde se encontraban refugiadas sus dos hijas, una niña de 6 años y otra adolescente de 14 años.

 Senadores de EE. UU. insistirán en sanciones a funcionarios nicas

“Entraron dos personas que andaban pasamontañas y chalecos antibalas, con armas. Empezaron a buscar por todos lados. Se robaron dos teléfonos y destruyeron parte de la casa”, relató la hija mayor de Gaitán, quien aseguró que al no encontrar nada, los sujetos abandonaron el lugar.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) recibió la denuncia de Gaitán, así como la de otra familia del mismo sector, cuya casa fue saqueada por encapuchados. Estos últimos prefirieron no hacer pública la denuncia por miedo a mayores represalias.