•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El programa Estado de la Región, un sistema de seguimiento y análisis del desarrollo humano sostenible en Centroamérica, se solidarizó ayer con la sociedad nicaragüense que atraviesa una grave crisis sociopolítica desde hace dos meses, y con los miembros de dicho programa que han sido agredidos y perseguidos en Nicaragua.

A través de un comunicado, el Estado de la Región, con sede en Costa Rica, advirtió que “miembros de nuestro Consejo Consultivo, investigadores y socios académicos (…) han sido agredidos como parte de la represión de las protestas o están sufriendo persecución política”.

El sistema de investigación, que anualmente emite un informe sobre el estado de Centroamérica en temas de desarrollo humano, también manifestó su “honda preocupación” por la “escalada de violencia, muerte y violaciones a los derechos humanos que sufre la población nicaragüense desde el pasado 18 de abril”.

Según la organización, las pérdidas de vidas humanas y el deterioro social, económico y político generado por el conflicto actual “ha alcanzado niveles inaceptables” y demandan un alto inmediato.

En ese contexto, la organización investigativa confía en que el diálogo que se reactivó hoy se mantenga “franco, transparente y constructivo” para “evitar la prolongación y profundización de la crisis actual, y restablecer los principios de paz, libertad, justicia, tolerancia y respeto a los derechos humanos en Nicaragua”.

Respaldo internacional

Asimismo, los investigadores instaron a los organismos multilaterales, las instituciones regionales, las organizaciones de la sociedad civil y la población en general, a manifestarse públicamente para urgir una solución “pronta, pacífica y democrática” a la crisis que enfrenta Nicaragua.

El Estado de la Región llamó a las sociedades centroamericanas a enfrentar los retos que surgen “como consecuencia del debilitamiento de su frágil institucionalidad democrática, la agudización de la violencia, la penetración del crimen organizado, las crecientes violaciones a los derechos humanos y el fortalecimiento de las fuerzas armadas”.