•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y la relatora para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Antonia Urrejola, condenaron este sábado el asesinato de seis personas de una misma familia que murieron calcinadas en un barrio ubicado al oriente de Managua.

Almagro denominó “acto de terror” y “crimen de lesa humanidad” al asesinato de la familia, que incluyó el fallecimiento de un niño de cinco meses y una niña de dos años.

“Hacemos un urgente llamado a ponerle fin a la violencia y el terror en Nicaragua, instalar ya al grupo independiente de expertos internacionales. Sobre la base de (la) verdad y (la) justicia, hay que darle una chance a la paz”, tuiteó Almagro.

Urrejola aseguró encontrarse estupefacta y desgarrada ante la muerte de los niños. “¡Quemados vivos! ¡No hay explicación ni justificación posible! ¿Hasta cuándo? ¡Basta ya!”, escribió la relatora de la CIDH en su cuenta de Twitter, quien además destacó que “es imperativo” investigar y determinar inmediatamente quiénes son los responsables de este crimen.

Estos hechos suceden al arribar Nicaragua a 60 días de una crisis sociopolítica extendida por la represión a manifestantes que piden la salida del poder del presidente Daniel Ortega.

La próxima semana, el Consejo Permanente de la OEA convocará una sesión especial para “recibir y tratar” el informe final de la CIDH sobre la situación de Nicaragua, que reflejará sus valoraciones finales sobre la visita al país que realizó una misión de ese organismo entre el 17 y el 21 de mayo de 2018.

La CIDH ha mantenido luego un monitoreo constante de la situación de los derechos humanos en Nicaragua.