•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los ataques a civiles entre la semana del 10 al 16 de junio dejó 30 muertes en el país, convirtiéndola en el tercer período más sangriento desde que empezó la crisis sociopolítica el pasado 18 de abril. La capital, Managua, registró ayer ocho víctimas, de las cuales seis murieron cuando encapuchados incendiaron la casa de una familia en el barrio Carlos Marx.

A la capital le siguió Bilwi, Caribe Norte, donde murieron seis personas durante enfrentamientos con militantes del partido de gobierno que participaban en una actividad en el sector del parque municipal. Gen Macdonal, Ulises Dambus,  Nitzia Hackins, Ulises Santiago, y Nixia Hackins Polly  son algunas de las víctimas.

Las semanas más mortales han sido la del 18 y 21 de abril, con 32 personas muertas durante enfrentamientos con antidisturbios y paramilitares; y la 21 de mayo y 2  de junio con la misma cantidad de fallecidos. En los ataques también han muerto oficiales de la Policía Nacional: uno en Managua y dos en Mulukukú.

La represión se encrudeció esta semana en la víspera del paro nacional y la reanudación del Diálogo Nacional. Los ataques en Managua por parte de civiles armados encapuchados y policías fueron motivados por las barricadas que ciudadanos de barrios orientales han construido y se niegan a quitar.

En los departamentos la represión es hacia las personas que mantienen tranques.