•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ciudadanos autoconvocados rindieron homenaje este domingo a la familia que fue quemada este sábado en el barrio Carlos Marx, en Managua, por sujetos armados afines al Gobierno, donde perecieron cuatro adultos y dos niños, y mantiene en estado grave a un tercer menor.

En un plantón efectuado en la rotonda Jean Paul Jenie, los autoconvocados hicieron tocar la canción “Que canten los niños”, de José Luis Perales, para solidarizarse con los menores de edad que fallecieron en el ataque del sábado.

La triste canción se mezclaba con la consigna “Pueblo únete” y el grito de “Justicia”, además de las detonación de morteros.

Edwin Carcache, uno de los dirigentes del plantón, afirmó que la comunidad universitaria condena el “acto de terrorismo” cometido contra la familia en el barrio Carlos Marx. 

“Fue un hecho cobarde el que cometieron con esa familia. Esperamos que las organizaciones de derechos humanos internacionales vengan pronto para que investiguen el caso”, declaró Carcache.

Durante la manifestación, las personas detuvieron el tráfico por algunos minutos, en señal de protesta. El tránsito en esta zona presentó embotellamientos.

Pueblo con temor

Uno de los manifestantes dijo que existe temor de salir a protestar por la amenaza de los civiles armados afines al Gobierno que se movilizan en motocicletas y camionetas por las calles.

Por esa razón considera que han disminuido las concentraciones desde el 30 de mayo, cuando se reprimió a balazos una multitudinaria marcha que costó la vida al menos a 16 personas. 

“Hay que recuperar las calles, pero también debemos preservar nuestras vidas”, dijo una ciudadana. 

La crisis en Nicaragua ha dejado a unas 200 personas muertas. La más reciente es un joven de Masaya, a quien le dieron un balazo que le entró por el ojo izquierdo.