•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una escalada de violencia hacia la niñez, sin precedentes, sucede en Nicaragua, aseguró la presidenta de la Sociedad Nicaragüense de Pediatría, doctora Marina Morales Espinoza, quien llamó a todos los sectores sociales a preservar las vidas de los menores en la crisis que sufre el país.

La asociación lamenta la muerte de 12 menores de edad en el conflicto sociopolítico iniciado el 18 de abril, repudia el asesinato de dos niños, ocurrido este sábado en un incendio provocado por grupos de personas armadas y encapuchadas afines al Gobierno.

“Pedimos que a la niñez se le garantice su derecho a la vida de cualquier forma, que se les den herramientas para que puedan sobrevivir en esta crisis”, enfatizó la médico.

Los menores heridos

Morales señaló que aún carecen de estadísticas sobre los menores que han resultado heridos en enfrentamientos, o por proyectiles perdidos, en este conflicto.

Los últimos menores fallecieron en el incendio en el barrio Carlos Marx. AFP\END

La Sociedad Nicaragüense de Pediatría emitió un comunicado condenando el acto de violencia contra una familia en el barrio Carlos Marx, en el oriente de Managua, donde fallecieron seis personas, entre ellas dos menores de edad, de dos años y medio y seis meses.

“Los pediatras de Nicaragua condenamos la violencia en cualquiera de sus formas y exigimos justicia para todos los que han muerto en estas circunstancias”, expresa el comunicado.

Morales afirmó que la cantidad de 12 menores fallecidos que mencionan los pediatras en su comunicado, es la misma que maneja la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).

La sociedad de pediatría nicaragüense tiene 72 años de existencia y agrupa a unos 1,000 médicos.

La presidenta de la asociación señaló que la vulnerabilidad de los menores en esta situación de crisis, es parecida a la que ellos viven durante fenómenos naturales extremos, como huracanes.

La Sociedad Nicaragüense de Pediatría también demanda protección y respeto a la integridad física y a la libertad de todos los miembros del cuerpo médico y paramédico, que exponen su vida al intentar salvar la de otros.