•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las mesas de trabajo electoral, judicial y de la Comisión de Verificación y Seguridad, formadas en el diálogo nacional, fueron suspendidas este lunes debido a que el gobierno de Daniel Ortega no había invitado a los organismos internacionales de derechos humanos, para que vengan a Nicaragua a investigar las muertes, detenciones y desapariciones registradas desde el 19 de abril.

El pasado viernes el Gobierno se comprometió a invitar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), al Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), para investigar las muertes ocurridas en el contexto de las protestas antigubernamentales.

Este lunes, al iniciar las sesiones de trabajo, los miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia solicitaron al canciller Denis Moncada, como representante de la delegación del Gobierno, las copias de las cartas de invitación a los organismos. Al no presentarlas, decidieron levantarse de las mesas de trabajo en señal de protesta.

“Los organismos internacionales han manifestado que están dispuestos a venir al país, lo que hemos pedido es la evidencia de que el Gobierno tiene voluntad política de cumplir con los acuerdos, queremos estas cartas para que los organismos nos ayuden a detener la represión”, explicó Juan Sebastián Chamorro, uno de los representantes del sector privado en la Alianza Cívica.

Hasta que tengan las cartas

Este martes la Alianza Cívica volverá a la plenaria del diálogo nacional y demandará el cumplimiento de lo acordado “como condición indispensable para seguir dialogando”, indica un comunicado leído por el jurista Carlos Tünnermann, quien agregó que las mesas de trabajo de las comisiones se reanudarán cuando tengan las cartas.

Sandra Ramos, de la sociedad civil, dijo que el Gobierno “tiene que presentar las cartas de invitación con sus respectivos recibidos porque esa es nuestra garantía de seguridad”.

No cesa la represión 

En el diálogo el Gobierno se ha comprometido en detener la represión, algo que sigue sin cumplir, denunció la Alianza Cívica.

“La continua represión e intimidación por parte del Gobierno y sus cuerpos parapoliciales en contra del pueblo de Nicaragua, aumenta cada día el número de muertos, heridos y secuestrados”, afirmó la Alianza.

Según organismos de derechos humanos, más de 200 personas han sido asesinadas desde el 19 de abril y hay al menos 1,500 heridos.

La agenda del diálogo para este martes contempla avanzar en el tema de la democratización de Nicaragua, que incluye el adelanto de elecciones para el próximo año, reformas constitucionales para evitar la reelección presidencial y la reestructuración de los poderes del Estado.

Diálogo suspendido nuevamente

Los obispos de la Conferencia Episcopal dijeron este viernes que hasta que el gobierno de Nicaragua presente las copias de las invitaciones a la CIDH, ONU y Unión Europea, para que ingresen a este país, convocarán al diálogo nacional, dejando en suspenso la sesión que estaba prevista para este martes.

En un comunicado emitido la tarde del lunes, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), que actúa como mediadora y testigo en el diálogo nacional, dijo que ha pedido al gobierno “enviar urgentemente y a la mayor brevedad posible la invitación oficial y formal al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y a la Unión Europea”.

La misma medida han solicitado los obispos al gobierno respecto a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que enviará asesoría técnica.

Según la Alianza Cívica, las cartas de invitación a organismos internacionales son “condición indispensable para seguir dialogando”.

“Cuando el gobierno de la república nos envíe las copias de estas invitaciones y los organismos internacionales nos transmitan la recepción de dichas invitaciones, estaremos haciéndolas del conocimiento de la comunidad nacional e internacional, para convocar inmediatamente a las Mesas de Trabajo y, consecuentemente, a la Mesa Plenaria del Diálogo Nacional”, indicaron los obispos.