•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hombres con fusiles de guerra que atacaron el barrio Cristo del Rosario la tarde del domingo buscaban armas, aseguraron habitantes que fueron agredidos en sus propias viviendas.

Fanny Fonseca, una de las víctimas, relató que los encapuchados, vestidos de pantalones jeans y camisas blancas irrumpieron en su casa, en el barrio Cristo del Rosario, buscando a su hermano, José Javier Medal, de 44 años.

Describió que los sujetos se movilizaban en tres camionetas, de diferentes colores, y que eran más de 10 personas armadas con escopetas y fusiles AK. “Gritando vinieron a preguntar por mi hermano y que dónde tenía las armas. Ellos dijeron que les informaron que nosotros resguardábamos armas”, afirmó Fonseca.

La víctima dijo que los hombres rompieron la pared de su hogar, una “casa para el pueblo”, que el mismo Gobierno le construyó hace varios años.

“En ese momento él estaba leyendo su Biblia, porque es cristiano. Lo golpearon, le dispararon y después se lo llevaron”, aseguró Fonseca. En el lugar donde fue atacado Medal, aún se observan las manchas de sangre producto de los disparos que recibió en el brazo derecho, indicó su hermana.

El ataque se produjo alrededor de las 3:00 p.m., pero entre las 5 y 6 de la tarde, Medal llamó a su familia y les informó que estaba internado en el hospital Fernando Vélez Páiz  “Mi hermano nos contó que los hombres lo iban golpeando y que después lo fueron a dejar a ese hospital”, dijo Fonseca.

Los pobladores de este barrio dijeron que también fue atacada a balazos la casa de una señora llamada Estrella, quien presuntamente, huyó a raíz de la agresión.

Policía reprime barricada

Luego del secuestro de Medal, jóvenes del barrio Cristo del Rosario decidieron levantar barricadas, como forma de protección, sin embargo, minutos después una patrulla llegó dispersar a los pobladores.

“Los policías vinieron encañonando a los chavalos y ellos tuvieron que correr. La barricada tenía el objetivo de protegernos”, dijo una de los pobladores.

Lesbia Lezama aseguró que en el operativo se llevaron a su yerno, de nombre Francisco. “A él se lo llevaron y lo golpearon en la frente”, dijo.