•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia sigue esperando las evidencias de que el Gobierno ha invitado al país al Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas  (ONU), a una delegación de la Unión Europea y a la misma Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para volver a la mesa del diálogo nacional, indicó Juan Sebastián Chamorro, representante del sector privado en el diálogo.

“Si tenemos la evidencia de que invitan al Alto comisionado para Derechos Humanos de las Naciones Unidas se supera ese trabón, al menos a esta hora (6:30 p.m. del martes) no hemos recibido ningún tipo de notificación al respecto”, afirmó Chamorro.

“Si se invita a los organismos internacionales se supera el pegón y las mesas trabajan. El pegón en la mesa fue ese, cuando nos sentamos pedimos como primera condición que nos enseñaran las cartas, como no nos ensenaron las cartas, entonces, no hubo reunión de mesa el lunes”, recalcó Chamorro.

La Alianza Cívica conversó este martes con Carlos Trujillo, embajador de los Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Tuvimos una reunión y fue informativa, se le explicó la situación del país, para que tuvieran una idea de la visión de la Alianza de cómo veíamos nosotros la situación del país”, relató Chamorro.

Carlo Tünnerman, miembro de la Alianza Cívica y representante en el diálogo nacional, dijo que ante Trujillo “hemos insistido mucho en el tema del cese de la represión”.

La Alianza Cívica conversó este martes con Carlos Trujillo, embajador de los Estados Unidos ante la OEA. Archivos\END

“En el diálogo, los representantes del Gobierno se han comprometido con el cese de la represión, desde cuando hicieron suyas las recomendaciones de la CIDH; pero no han cumplido, incluso hoy (martes) en Masaya ha habido represión”, informó Tünnerman.

“Hablamos de la necesidad de las invitaciones para que la CIDH vuelva a instalarse en Nicaragua, para que haga su labor de monitoreo del cumplimiento de sus recomendaciones, y la llegada del grupo de especialistas internacionales para que investigue quiénes son los responsables de los crímenes”, agregó.

“Siempre decimos a estos representantes (como Trujillo) que este es un problema de los nicaragüenses, que lo vamos a resolver los nicaragüenses, pero en este caso nos ayuda también la misión que tengan los gobiernos de otros países y la manera cómo ellos estén bien informados de lo que está pasando en Nicaragua y, en ese sentido, el Gobierno de los Estados Unidos está bien informado de lo que pasa en el país”, comentó Tünnerman.