•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unos cuarenta taxistas se unieron este martes a las protestas en un tranque de la ciudad de Estelí, mientras en Boaco tres personas resultaron heridas en un enfrentamiento entre protestantes y elementos afines al Gobierno.

En varias zonas del país, los bloqueos en las vías se mantienen en protesta contra el Gobierno, con excepción de los de Ticuantepe, Nindirí y la entrada a Masaya, donde policías antimotines y civiles armados han atacado a balazos para despejar la vía.

En el enfrentamiento del tranque de Tecolostote, Boaco, los tres heridos fueron identificados como simpatizantes del Gobierno que llegaron a atacar a los protestantes.

Bebé nace en tranque

Ana Julia Osorio, de 24 años, fue atendida la mañana del martes por paramédicos del tranque ubicado en el colegio San José, de la ciudad de Jinotepe, Carazo, cuando estaba por dar a luz.

Esta es la segunda bebé que nace en este puesto médico, habilitado para atender a los heridos en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas gubernamentales.

“Al llegar a Jinotepe, me bajé porque no había pasada, entonces los muchachos que estaban en el tranque me ayudaron y me llevaron a los bomberos, pero los bomberos me llevaron al tranque. Cuando llegué, todos corrieron a ayudarme “, relató Osorio.

La mujer dijo que la atendió un estudiante de Medicina con experiencia en partos. Después, fue trasladada al Hospital Escuela Regional Santiago por los protestantes que están atrincherados en la zona desde hace dos meses.

Esta es la segunda bebé que nace en este puesto médico. Tania Narváez\END

(Con la colaboración de Heydi Salazar, Máximo Rugama, Auxiliadora Martínez y Tania Narváez).

Temor en Chinandega

La oficina de Migración y Extranjería en Chinandega atendió ayer a decenas de personas que buscan gestionar su pasaporte para salir al extranjero, debido a la crisis sociopolítica del país.

Barricadas en Managua. Archivo\END

Una de esas personas es Walter Rayo, quien tenía una empresa de excursiones en el departamento, dijo que migrará hacia Panamá porque las reservas de turistas declinaron.

“Alternaba con un trabajo en un hotel de playa, pero lo cerraron. No hay turistas. Estaré fuera de Nicaragua hasta que mire la posibilidad de regresar al país. Cuando el turismo pueda levantarse de nuevo. Es difícil salir a las calles porque hay temor de que te pueda pasar algo”, comentó Rayo.