•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El juez suplente Félix Salmerón celebró a puerta cerrada la audiencia en la que resolvió enviar a juicio a cuatro activistas de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), esto pese a que el Código Procesal Penal establece que los procesos deben ser orales y públicos.

En la audiencia que se realizó bajo secretismo, el juez Salmerón ratificó la prisión preventiva para los acusados y les programó juicio para el próximo 23 de julio.

Los acusados son William Ampié Picado, Julio Ampié Machado, Jaime Ampié Toledo y  Reynaldo Lira Luque, estos fueron apresados el pasado 25 de mayo, cuando daban acompañamiento a manifestantes que se encontraban en un tranque en el empalme de la ciudad de Boaco.

Jaime Ampié Toledo, coordinador del voluntariado de la CPDH en Boaco, y el promotor Julio Ampié Machado, son acusados por los  delitos de lesiones graves y exposición de personas al peligro. Como víctimas aparecen nueve mujeres, todas simpatizantes del Gobierno, que el día de los hechos llegaron hasta el tranque con la supuesta intensión de persuadir a los manifestantes para que liberaran el paso vehicular.

En el caso de Reynaldo Lira Luque cuya acusación por amenazas de muerte con arma de fuego fue rechazada y ordenada su libertad por el juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Carlos Solís; ahora le imputaron los delitos de lesiones graves, homicidio frustrado y exposición de personas al peligro en calidad de coautor.

En tanto, William Ampie le atribuyen el delito de homicidio frustrado en perjuicio de Norman Roberto Rodríguez.

El intercambio

En la audiencia que se extendió más de tres horas, este martes el Ministerio Público ofreció como pruebas en contra de los promotores de derechos humanos los testimonio de 24 civiles y siete policías, además de nueve pruebas periciales, entre los que destacan siete dictámenes forenses.

Entre las pruebas documentales ofrecen el resultado de la autopsia  practicada a Jorge Gastón Palacios, por cuya muerte pesa una orden de captura en contra de Cristopher Enríquez, como principal sospechoso del delito de asesinato.

El abogado Marlon Aburto, defensor de Jaime Ampié Toledo, señaló que el intercambio de información y prueba presentado por la Fiscalía no tiene ninguna relación con la acusación formulada desde hace dos semanas.