•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Alianza Cívica por la Justicia y Democracia pidió este martes a la ONU activar todo los mecanismos de protección de los derechos humanos en Nicaragua, debido al “derramamiento masivo de sangre” que ha ocurrido en el país desde el 18 de abril.

“Nos dirigimos a usted para que nos ayude a denunciar la matanza que se ha incrementado en los últimos días y que se active todo el mecanismo de protección de derechos humanos para que cese la represión y la masacre”, expresó la Alianza Cívica en una carta enviada al Alto Comisionado de la ONU, Zeid Ra'ad Al Hussein.

ONU estudia abrir investigación internacional sobre crisis en Nicaragua

En el escrito, la Alianza Cívica denunció el incumplimiento del acuerdo realizado por el Gobierno en la mesa del dialogo nacional, donde se comprometió a “enviar cartas de invitación oficial  a su persona, la Unión Europea y la Secretaria General de la OEA, a fin de que puedan visitar el país a la brevedad para constatar la magnitud de hechos”.

Asimismo, reiteró el agradecimiento a Al Hussein por la preocupación externada en distintas ocasiones por los actos violentos ocurridos en el país.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, durante una sesión del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, condenó el lunes la violencia en Nicaragua y llamó al gobierno del presidente Daniel Ortega a cumplir los compromisos.

“Agradecemos su preocupación externada en distintas ocasiones, siendo la ultima el día de ayer en su intervención ante la 38 sesión del consejo de derechos humanos, en donde, entre otros temas, manifestó "que la gravedad de estos eventos en Nicaragua bien puede merecer una comisión internacional de investigación" y resaltó que espera que el gobierno envíe "sin demora" la invitación para que la Oficina de Alto Comisionado para los Derechos Humanos pueda ingresar al país” explicó la Alianza. 

Estados Unidos busca contribuir a la paz de Nicaragua

Ayer, en Masaya, unas seis personas fallecieron y más de 30 resultaron heridas tras una fuerte ofensiva del Gobierno para recuperar el control de la ciudad, declarada por sus pobladores en rebeldía.

Ciudadanos lloran tras ser liberados de la cárcel El Chipote, por participar en las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Nicaragua cumplió el lunes dos meses desde que se inició la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.