•   Departamentos, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La crisis en Nicaragua dejaba entre anoche y esta madrugada en Estelí a seis personas heridas durante el desalojo de un tranque, mientras que en Masaya quemaron un hotel y golpearon a un hombre. Además, en Chinandega, un carro apareció baleado y en Juigalpa y Boaco los autoconvocados han abierto algunas vías durante 72 horas.

Estelí. Al menos seis personas resultaron heridas durante el desalojo de un tranque que autoconvocados habían instalado desde hacía más de 4 semanas en la salida sur de Estelí, justo en el kilómetro 143 de la carretera Panamericana norte.

El desalojo por parte de civiles armados y antimotines comenzó en horas de la noche del martes y terminó a eso de las dos de la madrugada de este miércoles, 20 de junio, cuando lograron despejar la vía Panamericana.

Los autoconvocados habían puesto en el tranque adoquines, trozos de madera, latas, fierros y alambres de púas.

Además, camiones volquete de la Alcaldía de Estelí se presentaron al lugar para despejarlo.

Gerardo López, presidente del Movimiento Estudiantil, sostuvo que hasta ahora desconoce de muertos por el operativo.

Pese a que el tranque en Estelí ha sido desmontado, el de La Trinidad se mantiene.

Masaya. Esta madrugada se denunció la quema de un hotel propiedad de Cristian Fajardo, un dirigente del Movimiento Estudiantil 19 de Abril. También golpearon a Adolfo René Caballero, tío de Fajardo, quien estaba en el local.

Esta mañana han comenzado los sepelios de las seis personas asesinadas ayer durante un operativo armado en Masaya.

Chinandega. Un vehículo, con impactos de bala, amaneció sobre la rotonda principal en Chinandega. En el vehículo no había nadie. 

Desde anoche, a eso de la 8 pm, hasta casi la 3 am de hoy, en Chinandega se escuchaban disparos y ruido de motos a alta velocidad 

Juigalpa. Los autoconvocados anunciaron que permitirán el paso durante 72 horas, que comenzaon ayer a la 8 pm y terminarán este viernes.

Mediante un comunicado en Facebook, los autoconvocados dijeron que el objetivo es permitir que la poblacion pueda abastestecerse con alimentos, medicinas y combustibles.

El carro baleado en Chinandega. Heydi Salazar/END

"Conscientes de las necesidades básicas de nuestra población y sin el menor ánimo de causar carencias, con la voluntad y compromiso de que nuestra lucha no cause daños en las necesidades de nuestra población, de abastecerse de productos alimentarios y de primera necesidad en los municipios del Caribe Sur, como son Rama, Muelle de los Bueyes y Nueva Guinea, los departamentos de Chontales y Río San Juan, se permitirán 3 días de circulación vehicular, con mínimas regulaciones técnicas de control', dice el comunicado de los autoconvocados ubicados en el tranque a la salida a Managua. 

Agregaron que este período servirá para que "ingresen suficientes alimentos, medicinas, combustible, gas propano, insumos agropecuarios, verduras y legumbres. También podrán circular camiones vacíos", pero "no se permitirá el paso de bebidas alcohólicas, materiales de construcción, madera, ganado, para evitar delitos como abigeato o cualquier tráfico ilegal de bienes".

Boaco. En redes sociales, los autoconvocados y Movimiento 19 de Abril, informaron la decisión de dejar libre el pase de los vehículos en los diferentes tranques del empalme de Boaco y Camoapa, desde el miércoles, 19 de junio, hasta las 12 de la noche del jueves, 21 del corriente mes.

El objetivo de abrir los tranques es para que la población pueda abastecerse  de alimentos, verduras, gas butano, medicinas, porque las unidades de salud están desabastecidas.

Al igual que en Juigalpa, los autconvocados dijeron que impedirán el traslado de bebidas alcohólicas y ganado, para evitar delitos de abigeato. 

"A todos los camiones se les daría pase vacíos y al regresar solo podrán pasar con comida y verduras. Igual se permitirá que pasen las pipas de combustible y gas", señala el comunicado de los autoconvocados de Camoapa.

Una calle de Boaco, esta mañana. Auxiliadora Martínez/END

Algunos establecimientos comerciales de la cabecera departamental han reducido su horario de atención por motivos de seguridad, de igual manera han protegido sus puertas de vidrios con láminas metálicas y algunos supermercados lucen con sus estantes vacíos, debido a la crisis que enfrenta el país.

Mientras, en las unidades públicas de salud hay desabastecimiento de medicamentos, lo que afecta a la población que acude en busca de atención médica, pero solo reciben las recetas.