•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia dijo estar preparada para reanudar el diálogo nacional, tras confirmar que la Unión Europea (UE), el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibieron este martes las invitaciones de del Gobierno para que envíen misiones especiales a Nicaragua.

“Como efectivamente se enviaron las cartas, la posición de la Alianza es que estamos listos para reanudar las conversaciones. La posición nuestra es que el obstáculo que había para continuar las conversaciones ya no está; entonces estamos listos para hablar de los temas de fondo, que es la democratización del país, elecciones anticipadas, la reestructuración del CSE”, declaró Juan Sebastián Chamorro, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Francisco Martínez, estudiante universitario que integra la Alianza Cívica y miembro de la mesa electoral del diálogo, dijo que “lo más probable es que este se reanude con las mesas de trabajo (electoral y judicial) y la Comisión de Verificación y Seguridad”.

“No se va a reanudar en sesión plenaria, sino en las mesas de trabajo”, explicó.

 Primero viene la CIDH

Paulo Abrão, director ejecutivo de la CIDH, informó que el “equipo técnico del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) llegará a Managua el próximo martes, con la tarea de acompañar a la Comisión de Verificación y Seguridad de la mesa de diálogo y apoyar a la sociedad civil”.

El director de la CIDH también anunció que el “Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI) de la CIDH coadyuvará en las investigaciones para tipificar conductas, identificar responsables y generar plan de atención integral a las víctimas en Nicaragua, y su instalación oficial está prevista para la primera semana de julio”.

El diálogo nacional quedó destrabado con las invitaciones que envió el Gobierno a los organismos de derechos humanos internacionales. Alejandro Sánchez/END

En cuanto a la Meseni, agregó que realizará “un monitoreo en tiempo real de los hechos, procesará cautelares y peticiones, y asistirá a la sociedad civil”.

“La GIEI y Meseni son complementarios y trabajarán de manera articulada. La fase interna preparatoria está finalizada. Estamos pendientes de la identificación de fondos integrales para sus financiamientos. Llamamos urgentemente a los donantes comprometidos con Nicaragua para ayudar”, destacó Abrão.

Al respecto, Jose Adán Aguerri, presidente del Cosep y delegado de la Alianza Cívica en el diálogo, pidió respaldar financieramente a la GIEI y Meseni que estarán en Nicaragua.

“Nuestro llamado a los países amigos del pueblo de Nicaragua para que contribuyan con los fondos integrales necesarios para ambos grupos, y apoyar así los objetivos de justicia y seguridad que los nicaragüenses demandamos”, expresó Aguerri en sus redes sociales.

Para Francisco Martínez es “importante y llena de esperanza saber que en Nicaragua su coyuntura está haciendo eco por todos lados, que hay organismos internacionales preocupados por la situación de Nicaragua”.

Compromiso con la transparencia 

Juan Sebastián Chamorro reiteró que los acuerdos que se logren consensuar en el diálogo, se abordarán de manera transparente y pública. “La idea es tratar de llegar a un nivel razonable de consenso con la contraparte en las mesas de trabajo para que la mesa plenaria no se agote en discusiones que perfectamente se pueden ir evacuando en las mesas electoral y judicial. Los planteamientos se llevarán a la plenaria para que se cumpla también el mandato de transparencia, para que la gente, el pueblo, pueda ver que las decisiones son tomadas de una manera pública”, destacó Chamorro.

En cuanto a la Comisión de Verificación y Seguridad, dijo que es necesaria la presencia de los organismos internacionales para que cumpla su “trabajo de fondo, de verificación, de las condiciones de tranquila y paz para los pobladores. “Pero esta comisión, en estos días podría avanzar en los  aspectos operativos, de operación y metodológicos, pero para el trabajo de fondo, de acción, insistimos en la presencia de los organismos para la  credibilidad y la confianza del pueblo”, destacó Chamorro.

Trujillo se reúne con Ortega

El embajador de los Estados Unidos ante la OEA se fue este miércoles de Nicaragua, tras reunirse con distintos sectores que participan en el díálogo nacional, incluso el Gobierno.

"El embajador Carlos Trujillo (...) partió hoy (miércoles) de regreso hacia los Estados Unidos después de hablar con diferentes grupos de la sociedad nicaragüense antes de la Sesión Extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA sobre Nicaragua, donde la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentará este viernes 22 de junio un informe sobre su visita en mayo, hallazgos y recomendaciones sobre la crisis actual en Nicaragua", dice un comunicado emitido por la Embajada estadounidense en Managua.

La Embajada no informó detalles de las reuniones sostenidas por Trujillo, pero confirmó que el diplomático norteamericano participará en la sesión extraordinaria de la OEA programada para este viernes.

Fuentes extraoficiales dijeron a El Nuevo Diario que Trujillo se reunió con el presidente Daniel Ortega este miércoles.

Luego de sostener una reunión con la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, el martes, el embajador Trujillo dijo que su misión se enmarcaba en buscar la paz para los nicaragüenses.

El exembajador de Nicaragua en Washington, Arturo Cruz Sequeira, declaró al canal 100% Noticias que “nadie duda en Estados Unidos de la firmeza ideológica del embajador Trujillo; su viaje a Nicaragua es equivalente, guardando las distancias, como cuando Nixon fue a China, ya que nadie cuestionaba las credenciales anticomunistas del presidente Nixon, lo que facilitó el arreglo entre los dos gobiernos”.

Carlos Trujillo se ha caracterizado por ser un firme opositor a los países del Alba, indicó Cruz, y su presencia en Nicaragua “es un indicio de que el Gobierno de los Estados Unidos todavía contempla una transición política con Ortega, siempre y cuando se adelanten todas las elecciones de cargos civiles al primer trimestre del 2019”.

“La política del Gobierno de Estados Unidos de facilitar un aterrizaje blando al régimen de Ortega; sin embargo, tiene límites”, comentó Cruz, quien opina que Ortega debe anunciar pronto el adelanto de las elecciones para bajar las tensiones al interior de Nicaragua.

Sobre el ataque del martes a Masaya, cuando fuerzas policiales y civiles armados pro Gobierno dispararon contra ciudadanos y mataron a seis personas, Cruz dijo a El Nuevo Diario: “En la medida que haya más represión, al presidente Ortega le quedará menos espacio para negociar”.