•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta el pasado martes, luego de dos meses de protestas antigubernamentales en Nicaragua, han resultado muertas 183 personas y otras 2,461 han sido heridas producto de la represión a las manifestaciones ciudadanas, reportó ayer desde Suiza la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) de Nicaragua, cuyos representantes se encuentran en Ginebra en el marco de las reuniones del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU). 

El informe de la CPDH, que fue presentado durante un foro convocado por la Red Internacional de Derechos Humanos, detalla que hasta el 18 de junio la organización había confirmado 179 muertes, pero que el 19 de junio se añadieron al listado cuatro personas que fueron asesinadas durante un ataque policial a la ciudad de Masaya. Aunque otros organismos confirman la muerte de seis personas durante el operativo represivo.

El 80% de las muertes, según el secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, ocurrieron por disparos “certeros” de armas de fuego que impactaron en la cabeza y en el pecho de los manifestantes. Y la mayoría de estas muertes corresponden a personas menores de 30 años. “Es una masacre lo que estamos viviendo en nuestro país”, denunció.

“El pueblo de Nicaragua se encuentra sometido a una escalada de agresión, de represión, de zozobra, de miedo, articulada por el Estado de Nicaragua”, apuntó Denis Darce, responsable de proyectos de la CPDH.

De acuerdo con Darce, todas las instituciones del Estado, incluidas la Policía Nacional, la Fiscalía, la Corte Suprema de Justicia, las alcaldías y los ministerios han sido utilizados de manera articulada “para desarrollar estas estrategias de violencia y drepresión”.

Heridos y desaparecidos

La CPDH detalló que hasta el 18 de junio 2,385 personas habían resultado con heridas y 22 de ellas aún se encuentran en cuidados intensivos por su estado grave. Según la organización de derechos humanos, más del 60% de los lesionados eran menores de 30 años. 

Otras cincuenta personas se encuentran desaparecidas. “No sabemos su paradero, los hemos buscado junto con sus familiares en hospitales, en las unidades policiales y en las morgues, pero no hemos tenido conocimiento alguno de estas personas”, explicó. Carmona. 

Amenazados

Más de 200 personas han sido amenazadas de muerte por haber participado en las protestas contra el gobierno del presidente Daniel Ortega, aseguró la CPDH. Incluso, esta organización conoció que alrededor de 450 jóvenes han abandonado sus hogares “producto del temor, de la represión y el medio” que imponen los grupos de parapoliciales afines al Gobierno. 

Carmona también reveló que durante los últimos dos meses alrededor de 750 personas han sido detenidas ilegalmente, de las cuales 50 permanecen apresadas. De esa misma cantidad de detenidos, se conoció que unos 500 ciudadanos sufrieron torturas, hasta con “choques eléctricos”, pero según el defensor, “no todos hacen denuncias públicas por temor a represalias”. 

También denunciaron que cuatro defensores de derechos humanos de la CPDH fueron encarcelados y sometidos a un proceso penal. “Actualmente nos sentimos asediados, nos han amenazado hasta con quemarnos y asesinarnos por el trabajo que estamos desarrollando”, denunció Marcos Carmona.

Los dos funcionarios de la CPDH que se encuentran en Ginebra esperan que la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se pronuncie “de manera clara y directa” en contra de la represión gubernamental hacia los ciudadanos nicaragüenses.

Esperan pronunciamiento firme contra la represión en Nicaragua

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cendih) envió cartas a los ministros de relaciones exteriores de los 35 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), de cara a obtener un pronunciamiento en rechazo a las acciones represivas contra manifestantes por parte del gobierno de Nicaragua.

Esto de cara a que este viernes en Washington, durante la sesión del Concejo Permanente de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), presentará el informe final sobre la situación de Nicaragua, tras su visita al país.

La misiva fue enviada a todos los países latinoamericanos a través por la Federación Interamericana de Derechos Humanos (FIDH), para que sean los países latinoamericanos los que se pronuncien ante el informe de la CIDH.

El 80% de las muertes, según el secretario ejecutivo de la CPDH, Marcos Carmona, ocurrieron por disparos “certeros”. Archivo/END

Esto permitirá que el Consejo Permanente de Derechos Humanos tome medidas de carácter político contra el gobierno de Daniel Ortega, explicó el Cenidh.

La misiva del Cenidh, es parte de las acciones de presión para que el gobierno del presidente Daniel Ortega acepte una solución al conflicto, y cese la represión policial, de los grupos parapoliciales y delincuenciales que han dejado más de 200 muertes en 15 departamentos del país, perpetrado incendios e incitado saqueos de establecimientos comerciales.

Esta organización de derechos humanos señaló que la declaratoria de la OEA en la que se promueve el diálogo y el establecimiento de un grupo interdisciplinario de expertos independientes, no se hace referencia expresa a la represión gubernamental, por lo cual el Cenidh insta a los estados miembros a pronunciarse públicamente y con firmeza.

Otra de las acciones fue hacer llegar la carta a las cancillerías de las representaciones de otros países, radicados en Nicaragua.