•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las manifestaciones pacíficas volvieron a las calles de Managua. Este martes, un grupo de autoconvocados se manifestó frente a la Universidad Centroamericana (UCA) demandando al Gobierno para que pare la represión en el país.

Estudiantes y pobladores en general llegaron con sus banderas de Nicaragua para solidarizarse con el pueblo de Masaya, que el pasado martes fue atacado por policías y civiles armados.

Edwin Carcache, del Movimiento Universitario 19 de Abril llamó a la población a no abandonar las calles y mantener una lucha pacífica.

“La gente no tiene miedo, pero sabe cuál es la mentalidad del genocidio, así que toma sus precauciones”, dijo en alusión a la poca cantidad de personas que asistieron a la manifestación.  

Carcache explicó que a causa de la actitud represiva del Gobierno, los plantones que antes contaban con bastante asistencia, ahora tienen menos gente.

“Estamos convocando las manifestaciones a última hora para no tener contra manifestación, eso también influye para que venga poca gente”, afirmó.

Durante la manifestación en la UCA, las personas interrumpieron el tráfico por varios minutos, mientras algunos conductores los apoyaban sonando las bocinas. La actividad terminó con una marcha hacia la rotonda Universitaria, donde los estudiantes realizaron una vigilia.

Temor en la población

La ciudadana de iniciales AG afirmó que resultó herida con una bala de goma en el brazo cuando participó en la marcha del 30 mayo en honor a las madres que han perdido un hijo en la crisis del país.

A pesar de eso, dijo que no abandonará la lucha cívica en las calles. “Vengo porque es una batalla pacífica. No tengo miedo de morir por una causa justa”, subrayó.

Otras jóvenes consultadas por El Nuevo Diario consideran que después del ataque a la marcha de las madres, hubo una reducción en la cantidad de gente que sale a las calles a protestar.

“Esa fue la estrategia del Gobierno, sembrar el pánico y que la población desista de la lucha cívica”, dijo una de las estudiantes que prefirió el anonimato.

Otra manifestó que siempre está el temor de ser atacados, “pero es mayor el sentimiento de amor al país”.