•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un hombre de 38 años denunció, a través de su abogado, que lo acusan de un delito que no cometió en represalia por haber participado en las protestas antigubernamentales iniciadas en abril.

A Jaime Navarrete Blandón, de 38 años, la Fiscalía le atribuye el delito de asesinato en perjuicio de Ariel Ignacio Vivas, de 26, muerto a tiros el pasado martes 12 de junio en el barrio Santa Rosa cuando junto a otros civiles trataba de botar una barricada.

Ese día, al barrio Santa Rosa ingresaron antimotines y civiles armados pro-Gobierno, en la llamada “operación limpieza” que consistía en derribar las barricadas que levantó la población en protesta.

En la acusación presentada en el Juzgado Noveno Distrito Penal de Audiencia de la capital, la Fiscalía asegura que Jaime Navarrete Blandón disparó a corta distancia contra Ariel Ignacio Vivas, quien siendo habitante del barrio La Fuente andaba quitando barricadas en el barrio Santa Rosa.

Cuestionan

El abogado Róger Alvarado, defensor de Jaime Navarrete, afirmó este jueves durante la audiencia preliminar que la acusación es un acto de “injusticia”.

“Él (Jaime Navarrete) no tiene enemigos; él lo que hizo fue apoyar las protestas, este es un asunto político”, sostuvo el abogado.

Margine Blandón, madre del acusado, aseguró que este no se encontraba en el lugar donde cayó baleada la víctima y explicó que su hijo todos los días se levanta entre las 3 y 4 de la tarde, porque padece un problema de salud derivado de un accidente de tránsito.

“Le pido a la mamá de esa persona (Ariel Vivas) que no permita que mi hijo pague de manera injusta por un crimen que no cometió”, imploró Margine Blandón al salir de los juzgados.

La jueza Indiana Gallardo ordenó que Jaime Navarrete sea examinado por un psiquiatra forense y, de ser necesario, sea internado en el hospital de salud mental. La audiencia inicial quedó fijada para el próximo 3 de julio.