•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Unas 14 camionetas con policías antimotines y civiles armados y encapuchados llegaron este jueves por la mañana a Granada, con el fin de quitar las barricadas colocadas por pobladores en protesta.

Los colegios suspendieron las clases y evacuaron a los estudiantes ante la posibilidad de ataques en la ciudad. En el mercado, los comerciantes cerraron los negocios por temor a saqueos. El Movimiento 19 de Abril de Granada instó a la población a resguardarse y abandonar las trincheras por seguridad, ya que estaban siendo asediados por los policías y las turbas armadas.

Los armados pro-Gobierno se apoderaron de barricadas en diferentes calles, entre ellas la Real Xalteva, El Tamarindo y La Hoyada, asediando a la población de las zonas aledañas y sembrando el terror.

"Hay mucho nerviosismo, lo único que tenemos que hacer es refugiarnos en nuestras casas y no salir a exponernos, ellos andan para asesinarnos", expresó llorando María del Carmen Solano, habitante del centro de Granada.

 Ataque en Masaya 

En Masaya, manifestantes que se encontraban en las barricadas en la zona de Las Flores denunciaron que las turbas armadas los atacaron a balazos y resultaron varios heridos. También incendiaron un camión que estaba en una planta de Cargill.

Alfredo Vélez, vicepresidente corporativo de Cargill Nicaragua, confirmó que el camión de un contratista, que estaba dentro de la planta, tomó fuego.

Vélez destacó que el fuego lo apagaron de inmediato tres cisternas de los bomberos y que no hubo más daño que el vehículo incendiado. La planta produce alimentos para ganado, aves y camarones, y está ubicada en el lugar conocido como Sabogales.

Una camioneta con  antimotines recorre una calle de Granada.

Ráfagas en Estelí 

En Estelí, los residentes de una comunidad campesina vivieron momentos de terror ayer, cuando desconocidos pasaron rafagueando la casa.Dos balas impactaron en una puerta de madera de la casa, donde había varias personas, según versiones de pobladores.

“Escuchamos tres detonaciones, como nosotros no sabemos de eso no nos dimos cuentan si eran ráfagas o qué”, indicaron los testigos, quienes aseguraron haber observado una camioneta doble cabina color negro circular a toda velocidad.

Tranques en el norte 

Los tranques y barricadas se mantuvieron ayer en distintos puntos de la ciudad de Matagalpa y Jinotega. Cada dos horas se permite la circulación de vehículos y están priorizando el paso de la Cruz Roja, Bomberos y ambulancias del hospital y clínicas privadas que trasladan enfermos.

Los protestantes en Matagalpa también tienen tomado el plantel de la alcaldía, donde pretenden quedarse “el tiempo que sea necesario” y aseguran que no han causado ningún daño a la infraestructura. Al referirse a las barricadas, expresaron que aún están colocadas en toda la zona sur de la ciudad, pero en otros barrios de la zona norte está aumentando la cantidad de bloqueos.

Estos están ubicados en los municipios de Río Blanco y Matiguás, en Matagalpa, mientras que en el caso de Jinotega, las barricadas están en diferentes barrios.
 
Con colaboración de Katherin Chavarría, Francisco Mendoza, Manuel Bejaraon y Máximo Rugama.

Armados atacan en Carretera a Masaya

Un grupo de civiles armados y encapuchados, a bordo de camionetas doble cabina, atacaron la tarde de este jueves a los pobladores del barrio La Avispa, localizado en el kilómetro 12 de la carretera Masaya. Según las personas agredidas, los encapuchados hicieron disparos cuando la gente salió con la intención de saludar la caravana de los obispos que fueron a Masaya a detener la represión que sufría esta ciudad por la policía y fuerzas de choque del Gobierno. Una de las testigos afirmó que los hombres armados se acercaron hasta el cerco de su propiedad con la intención de disparar. 

“Habían un motón de encapuchados y uno de ellos me puso la escopeta y dijo que me iba a dar. Yo le dije que me diera, que iba a morir salvando a mi pueblo”, relató la mujer. Otras versiones indican que los pobladores pretendían colocar un nuevo tranque y fueron replegados. Habitantes de la zona dijeron a El Nuevo Diario que los sujetos encapuchados dispararon contra un grupo de jóvenes que estaba en un predio.

En Estelí, los residentes de una comunidad campesina vivieron momentos de terror este jueves, cuando desconocidos pasaron rafagueando la casa y algunos balazos impactaron en una puerta.

Además, que algunas mujeres salieron a sonar cacerolas y también fueron amenazadas por los encapuchados armados. El lugar donde sucedió este ataque es un caserío con una sola calle sin salida y un gran predio vacío alrededor.

 Ataque relámpago

El barrio La Avispa está ubicado frente a la Plaza Veracruz y la agresión ocurrió entre las 11:30 a.m. y las 12:00 del mediodía, afirmó una de las personas que la presenció.

Los atacantes encapuchados se movilizaban en tres camionetas doble cabina. Al llegar al lugar, lo primero que hicieron fue quemar algunas llantas para detener el tráfico y luego hicieron disparos de escopeta hacia el barrio, aseguró el testigo.

La población se escuda en tranques y barricadas

Los encapuchados se mantuvieron en la zona alrededor de 30 minutos, y otra persona que presenció el ataque sostuvo que los agresores llegaron procedentes de la rotonda de Ticuantepe, que está tomada por turbas, regresaron a ese mismo lugar.

Eran unos 12 civiles armados y encapuchados, aseguraron los testigos.

Civiles armados actúan con impunidad

Incendiando viviendas, destruyendo y robando en propiedad privada, portando armas de guerra, intimidando o ejecutando a ciudadanos, grupos de civiles armados y encapuchados se movilizan por Managua con toda impunidad, indican denuncias registradas por organismos de derechos humanos, con el agravante de que muchos de estos actos los cometen a la vista de policías.

Julio Montenegro, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), declaró que en este momento hay grandes vacíos en el tema de la seguridad ciudadana, por la existencia de grupos de civiles armados y el incumplimiento de normas y leyes.

“De hecho, la ciudadanía tiene mucho temor de ir a las instancias que se supone que deben proteger a la ciudadanía, en todo caso la Policía Nacional por ser el ente investigador. Sin embargo, quienes cometen los hechos son civiles armados y tropas antimotines”, comentó.

La directora ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Marlin Sierra, destacó que los grupos de civiles armados afines al Gobierno, se desplazan impunemente en compañía de la policía y están documentando la situación de heridos de bala y muertos por parte de estos grupos encapuchados y armados, que son parte de la represión gubernamental.

Indefensión 

“Si por casualidad el caso pasa al Ministerio Público, se acusa incluso a personas que no son los responsables del hecho. Tenemos una indefensión total del ciudadano y una administración de justicia nula”, aseguró Montenegro.

Entre las denuncias está el problema de la disponibilidad de los jueces de ejecución nombrados por el Tribunal de Apelaciones, en especial en casos de detenciones por las protestas contra el Gobierno.

Según las normas, el ciudadano tiene derecho a apelar a la exhibición personal, un recurso al cual la familia del detenido puede recurrir pasadas las 48 horas si no existe una acusación en el Ministerio Público.

Sin embargo, en 11 casos de 18 que da seguimiento la CPDH, han tenido que solicitar cambio de juez porque estas personas no son aptas, no tienen carné de abogado, simplemente lo rechazan por temor o porque no quieren cumplir con ese mandato. Así lo denunció María del Carmen Aragón, cuyo hijo es menor de edad y está detenido en la Dirección de Auxilio Judicial.

Montenegro también señaló el tema de la indefensión, tal como ocurrió con varias casas y locales comerciales. Según la denuncia de los propietarios de un bar ubicado en Villa Progreso, este fue allanado ilegalmente, saqueado y destruido la mañana del viernes 15 de junio durante la operación limpieza de tranques, ejecutada por un grupo de encapuchados armados apoyados por agentes policiales. Ese mismo día quemaron un gimnasio y una casa.
gimnasio y una casa.