•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) reanudará el diálogo nacional luego de conocer el informe que la Comisión Interamericana  de Derechos Humanos (CIDH) presentará este viernes al Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“La OEA va a tocar el tema sobre Nicaragua. Platicaba con los hermanos obispos y creo que esa reunión también nos va a dar luces para entrar más de lleno en el diálogo”, dijo este jueves el cardenal José Leopoldo Brenes, presidente de la CEN.

Brenes comentó que lo más probable es que el diálogo se retome hasta “la próxima semana”.

“La reunión de la OEA es importante, nos va a dar material para el trabajo en las mesas (del diálogo nacional), porque ahí va a estar el informe de la CIDH y otras cosas que seguramente la OEA va a dar, y eso será un material hermoso que podemos tener para que las mesas trabajen con más fuerza”, destacó el presidente de la CEN.

Alianza respalda

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia respaldó la decisión de los obispos, considerando que el informe de la CIDH permitiría tener mejores valoraciones sobre la crisis en el país.

“Por supuesto que el informe de la CIDH dará más luces, porque una de las cosas que estamos demandando es el cese a la represión que tienen en las ciudades, particularmente, contra Masaya, y en este sentido es importante poder disponer del informe final de la CIDH sobre la masacre que se está cometiendo en el país y estamos con los obispos hasta el final”, sostuvo la Alianza.

Jeancarlos López, universitario que pertenece a la Comisión de Verificación y Seguridad, señaló que “las cartas internacionales ahorita se están jugando, sepan que este dictamen de la CIDH será un refuerzo mucho mayor en la lucha cívica contra el régimen de Ortega”.

Francisco Martínez, universitario y miembro de la mesa electoral del diálogo, destacó que “todas las resoluciones que puedan surgir de la OEA, al quedar demostrada la masacre que ha ocurrido, van a tener grandes repercusiones en el diálogo nacional, porque nos van a servir como una carta para llegar arriba en la correlación de fuerzas en las mesas de trabajo”.

“La CIDH y otros organismos importantes como Amnistía Internacional y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas han demostrado que están comprometidos con la seguridad, la democracia y la defensa de los derechos de los nicaragüenses. Han sido categóricos, han demostrado que su lealtad con el pueblo”, agregó Martínez. 

Parar la violencia

El cardenal Brenes señaló la necesidad urgente de parar la violencia para “crear la confianza y poder entablar el diálogo con más tranquilidad, porque en un ambiente así (de ataques en las ciudades) todas las partes que están dialogando están muy tensas para eso”.

“La violencia no abona al proyecto, al proceso del diálogo. La vía única es el diálogo, como obispos apostamos al diálogo, pero es bien triste estar dialogando bajo las balas, bajo la violencia y la incertidumbre que la gente está viviendo”, explicó el jerarca de la Iglesia Católica.

Brenes destacó la importancia de la llegada próximamente al país de las delegaciones especiales de la CIDH, Unión Europea y del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“Las instituciones internacionales hacen los ajustes para venir, es necesario que vengan sobre todo para la primera Comisión que es la Verificación y Seguridad, pero hacen los ajustes para comunicarnos cuando van a llegar”, añadió el cardenal.

El lunes pasado el diálogo fue suspendido, porque el Gobierno no mostró las cartas de invitación a la CIDH, Unión Europea y el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Nacionales Unidas.

El miércoles se conoció que el Gobierno hizo las invitaciones; pero los obispos decidieron esperar el informe de la CIDH para reanudar el diálogo.