•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Waldemar Stanislaw, consiguieron que este jueves el comisionado general Ramón Avellán, jefe de la Policía de Masaya, se comprometiera a detener la represión que en los últimos dos días ha dejado, al menos, nueve muertos y decenas de heridos.

Lea: Comisionado Ramón Avellán se compromete a parar la represión en Masaya

El acuerdo se logró en una reunión que sostuvieron en la estación policial de la ciudad, después que los obispos participaran en una multitudinaria procesión en la que se comprometieron a abogar por el cese a la violencia.

Los obispos esperan que la Policía cumpla con el cese a la represión, una petición también hecha a las autoridades nacionales.

“Hemos hablado por más de una hora con el comisionado Avellán y se ha comprometido con detener los ataques”, informó el cardenal Leopoldo José Brenes al finalizar el encuentro en el que también participó Álvaro Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH).

Avellán se comprometió además a liberar a por lo menos 64 ciudadanos de Masaya, Nindirí y Masatepe que se encuentran detenidos en la Dirección de Auxilio Judicial, El Chipote, en Managua, por manifestarse contra el Gobierno.

La liberación se haría efectiva este viernes y sería acompañada por sacerdotes y miembros de la ANPDH.

“Hicimos doble gestión, hablamos con el comisionado (Avellán) en Masaya y nos comunicamos con Managua, así que esperamos que cumplan con su palabra”, dijo Brenes.

Masaya vivió a tempranas horas de este jueves nuevos ataques represivos de antimotines y parapoliciales, por lo que los obispos decidieron ir a mediar para frenar la violencia.

El cardenal Leopoldo Brenes, monseñor Silvio Báez y el nuncio Waldemar Stanislaw fueron aplaudidos por los masayas por llevar la paz a la ciudad.

Previo al encuentro con el jefe policial, los obispos recorrieron varios barrios que habían sido atacados por antimotines y parapoliciales, conversaron con familias de fallecidos y heridos, en donde pudieron constatar la presencia de francotiradores en una antena de telefonía celular.

Barricadas

El secretario ejecutivo de la ANPDH, Álvaro Leiva, explicó que en la reunión con Avellán no se acordó el levantamiento de las barricadas.

“Nadie habló de levantar barricadas. Nosotros no podemos decirle a la gente qué debe hacer, solo hacemos gestiones humanitarias por la vida. Las barricadas se van a mantener porque entiendo que la gente las puso por precaución”, explicó Leiva.