•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Durante una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el embajador de Estados Unidos ante el organismo,

Carlos Trujillo, consideró que el Gobierno de Nicaragua debe convocar elecciones "anticipadas y libres", para poner fin a la violencia que se ha cobrado 212 vidas en dos meses.

 

De interés: Almagro dice que futuro de Nicaragua debe decidirlo el pueblo y no una elite

"Para ser claro, el Gobierno de Nicaragua debe rendir cuentas", afirmó Trujillo, quien visitó recientemente el país.

A continuación El Nuevo Diario comparte íntegra la declaración de Carlos Trujillo ante el Consejo Permanente de la OEA.

Mi delegación aprecia la ayuda de la sesión de hoy para cumplir el importante mandato del Consejo Permanente contenido en el párrafo seis de la declaración de la asamblea general.

 Lea: CIDH: Número de muertos en protestas en Nicaragua asciende a 212

Los Estados Unidos condenan los actos violentos del gobierno de Nicaragua en una continua violencia y campaña de intimidación, incluyendo el incendio provocado el 6 de junio en la casa particular de una familia en Managua que mató a seis personas, incluyendo niños, y la posterior intimidación de la familia cercana durante el velorio.

Los Estados Unidos también condenan los ataques en Masaya y en los pueblos cercanos en los últimos días. Los ataques y las amenazas contra protestantes pacíficos y contra la población en general son inaceptables y deben cesar inmediatamente.

Es importante reconocer que las autoridades nicaragüenses permitieron que la CIDH visitara el país del 17 al 21 de mayo, justo antes de la Asamblea General. El importante informe de la CIDH, que hemos recibido actualizado hoy, relata una variedad de abusos sistemáticos y perturbadores de los derechos humanos.  

Más: Canciller de Nicaragua dice que el Gobierno rechaza el informe de la CIDH

El reporte también indica el claro rol del gobierno de Nicaragua en la violencia y la represión continua. La violencia debe parar. El gobierno de Nicaragua tiene la obligación de proteger a sus ciudadanos. Los violadores de derechos humanos deben ser juzgados.

Para ser claros, aquellos individuos que estén violando derechos humanos o dirigiendo a otros para violar derechos humanos serán juzgados.

Como Estado miembro, debemos apoyar plenamente los esfuerzos de la CIDH.

EEUU respalda elecciones anticipadas en Nicaragua como salida a la crisis

Dentro de sus varias recomendaciones, el reporte llama a la creación de un mecanismo de seguimiento para, evaluar las recomendaciones, la implementación y el establecimiento de un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes que será supervisado por la Comisión.

Debemos apoyar los esfuerzos de crear un mecanismo para investigar los abusos, pero también creer fuertemente un mecanismo que debe juzgar a los responsables de violaciones de derechos humanos por sus acciones.

Aunque este paso es necesario, es insuficiente para resolver la crisis. Deben implementarse reformas democráticas. Elecciones anticipadas, libres y justas.

Los Estados Unidos está considerando varias opciones para ayudar a financiar al GIEI apoyado por la CIDH, y urge a otros Estados miembros a proveer ayuda financiera para esta misión crítica.

Los Estados Unidos también trabaja en los esfuerzos del Secretario General, Almagro, por apoyar el Diálogo Nacional. Urgimos al Secretario General de la OEA a apoyar la reforma de las instituciones democráticas en Nicaragua, especialmente un mecanismo electoral que permita elecciones libres, justas y anticipadas.

Carlos Trujillo: EEUU busca contribuir a la paz

Reconocemos que este es un reto significativo, pero es necesario, tenemos el compromiso de promover y defender la democracia. Puesto de manera simple: la violencia y la pérdida de vidas en Nicaragua refleja la necesidad de reformas democráticas inmediatamente, consistente con las prácticas y principios de esta organización, especialmente aquellas detalladas en la Carta Democrática Interamericana.

Durante mi visita a Nicaragua esta semana, tuve la oportunidad de ver de primera mano la realidad que está atravesando ese país. Tuve la oportunidad de reunirme con las partes que integran el Diálogo Nacional guiado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua, incluyendo miembros de la alianza cívica y miembros del gobierno.

Escuché un llamado generalizando en los ciudadanos nicaragüenses: elecciones anticipadas, libres y justas.

Carlos Trujillo confirma reunión con Daniel Ortega y dice que busca ayudar a pacificar Nicaragua

Estados Unidos cree firmemente que las elecciones anticipadas representan una forma constructiva de avanzar. No hay otra manera de resolver esta crisis política. Por su parte, la OEA juega un papel importante en este esfuerzo a través de apoyo técnico y con monitoreo de las elecciones.

También llamamos a la implementación inmediata del acuerdo realizado el 15 de junio durante el Diálogo Nacional. Estados Unidos está consciente de que el Gobierno de Nicaragua invitó a la CIDH para continuar monitoreando la situación en el país y alienta a la Comisión a desplegar su misión inmediatamente a Nicaragua, sin demora.

Déjennos comentar también sobre el proceso de diálogo, haciendo notar que Estados Unidos continúa apoyando a la Iglesia en ese proceso de diálogo y reconoce el poder de esa iniciativa guiada por los nicaragüenses.

En fotos: Masaya llora y lucha

Instamos, por la invitación del gobierno realizada el 21 de junio, a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas y a la Unión Europea a visitar el país. Dichas invitaciones son importantes para asegurar el progreso, puesto que cualquier organismo creíble podrá ayudar a que tengan lugar elecciones anticipadas, libres y justas.

Déjenme ser claro: el Gobierno de Nicaragua debe responsabilizarse por cumplir todos los compromisos que hace.

Los Estados Unidos seguirá apoyando a la comunidad internacional de todo el hemisferio en apoyo a la población nicaragüense. Trabajaremos por defender el derecho a tener voces en sus propios gobiernos para tener elecciones anticipadas, libres y justas. Esto refleja que cada ciudadano merece la oportunidad de vivir en un país donde su gobierno protege sus derechos humanos fundamentales. Y más importante aún, su libertad.