•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En  Masaya, este viernes se logró la liberación de diez ciudadanos que fueron detenidos en los últimos ataques ejecutados por civiles armados y fuerzas antimotines de la Policía Nacional, confirmó Álvaro Leiva, secretario Ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), quien junto al cura párroco de la iglesia San Miguel, Edwin Román, realizó la gestión humanitaria.

“Solo tengo testimonios de que fueron maltratados. En nuestra Masaya y en el país están operando fuerzas ilegales. Hay dos instituciones establecidas legalmente en el país por la Constitución para poner el orden, que son la Policía y el Ejército de Nicaragua. Nadie tiene que andar armado como las personas que hemos visto en la entrada a Masaya que andan agrediendo, haciendo detenciones ilegales, destruyendo la propiedad privada, hasta matando”, subrayó Leiva.

Un joven liberado contó que fue detenido cuando junto a unos amigos, con quienes salió a realizar unas diligencias, quedó en un fuego cruzado el pasado miércoles. “De pronto, llegaron los policías y nos apuntaron con sus armas y nos llevaron a la estación policial en una camioneta, mientras estaba la balacera”, relató.

El muchacho denunció que recibieron maltrato físico y sicológico. “Decían que estábamos en contra de la Policía y que nos iban a trasladar al Chipote para que nos violaran y después nos matarían. Una vez adentro de la estación policial nos golpearon en la cara, nos quitaron los zapatos y las fajas. No nos dieron comida durante esos días, solo un reo nos daba un poquito de agua y pan”, agregó.