•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Arquidiócesis de Managua informó esta mañana que el Cardenal Leopoldo José Brenes ha enviado a los sacerdotes Raúl Zamora, Erick Alvarado, Leonel Alfaro y Horacio Matus a mediar la situación en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), donde estudiantes han sufrido un ataque armado desde la madrugada de hoy.

Según la Arquidiócesis de Managua los sacerdotes estarán en el sitio, conociendo de primera mano la situación.

 Lea: CIDH: El Estado viola derechos humanos

De forma extraoficial se reporta al menos una persona muerta, 10 heridos y 2 desaparecidos, como resultado de ataques armados en contra de los jóvenes que permanecen atrincherados en esa alma máter.

La Policía Nacional y fuerzas parapoliciales mantienen cerrado el paso hacia la UNAN desde la madrugada de hoy sábado, luego de que replegaran a los jóvenes que permanecen en la UNAN y se tomaran la zona.

 De interés:  OEA pide anticipar elecciones

Los sacerdotes se movilizaron a la UNAN con el objetivo de frenar los ataques como lo hicieron en Masaya el pasado jueves, donde la población se encontraba bajo ataques y lograron aquietar la situación, además, consiguieron la autorización para liberar a ciudadanos que habían sido apresados por participar en protestas contra el gobierno de Nicaragua.

En varios sectores de Managua, los pobladores reportan presencia de Policías y fuerzas parapoliciales desde ayer por la noche, cuando entraron a algunos barrios con el fin de eliminar las barricadas que levantó la población con el objetivo de protegerse de los ataques.

 Además: Obipos piden a Daniel Ortega responder a propuesta de adelantar elecciones

El padre Leonel Alfaro llegó a la delegación policial del distrito 3, en donde le prometieron entregarle a 3 jóvenes que fueron secuestrados en el sector de Villa Fontana hoy a la 1:30 a.m.

El padre no quiso dar los nombres de los jóvenes liberados, sin embargo, El Nuevo Diario pudo comprobar que los muchachos salieron visiblemente golpeados, descalzos y sucios.