•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Dirección de Auxilio Judicial (DAJ)  ubicada en la Loma de Tiscapa, en el centro de Managua, se ha convertido en los últimos dos meses en sitio de lamentaciones. 

 Parapoliciales balearon y torturaron a atrincherados en la UNAN

A diario por el portón de la cárcel conocida como El Chipote desfilan personas que preguntan por algún familiar capturado por parapolicías en su casa o en la calle. También hay quienes pasan todo el día a la espera de noticias de su hijo, esposo o familiar que permanece preso.

Amalia García reza el rosario pidiendo por su hijo, Wilfredo Cerrato, quien fue capturado por parapoliciales, denunció. Foto: Ernesto García/END

Este sábado, un día después de la liberación de 15 ciudadanos cuyos familiares acamparon hasta por más de diez días en las afueras de la temida cárcel, otra cantidad similar ocupaba el lugar.

Buscan a desaparecidos

Elizabeth Brizuela, con varios meses de embarazo, caminó aproximadamente 300 metros sobre la pendiente que conduce hasta la El Chipote para preguntar por su hermano Obed Brizuela, de 21 años,  quien desapareció la mañana del jueves, en el barrio Milagro de Dios, en el Distrito VII de la capital.

Por igual penal pasó Lesbia Flores, habitante del barrio Pedro Joaquín Chamorro, quien llegó a pregunta por su marido, Carlos Javier Zavala.  

 Joven fue baleado desde camioneta

“Fuimos al hospital Alemán Nicaragüense y a las estaciones policiales y nada, pero en la Estación Seis nos dijeron que los buscáramos en El Chipote y por eso  estamos aquí”, expresó Lesbia Flores.

Zavala  desapreció cuando salió a comprar medicamento para su hijo con discapacidad.

Espera milagro

Bajo la sombra de dos árboles, Amalia García permanecía ayer rezando el rosario a esperas “de un milagro”. Su hijo Wilfredo Cerrato García  fue capturado el lunes 18 de junio en el barrio María Auxiliadora por sujetos que identifica como parapolicías.

 Matan a niño de un año

A Alfredo Sosa García, habitante del barrio Laureles Norte,  civiles armados se lo llevaron de su casa la tarde del jueves y hasta el viernes que a su mamá Antonia García le confirmaron que estaba preso en El Chipote.

“Cuando a mi hijo se lo llevaron le apuntaron con una pistola en presencia de su hija”, contó la señora mientras pedía que lo liberaran.

Organismos de derechos humanos no precisan cuántos ciudadanos permanecen presos en El Chipote.