•  |
  •  |
  • Edición Web

En una misa de desagravio celebrada en la capilla de San Gabriel en la comunidad Los Aburtos, jurisdicción de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes calificó de "abominable" el crimen de un bebé de 15 meses, la mañana del sábado en el barrio Américas Uno.

"Que el policía no vuelva a apuntar el arma para matar al pueblo", imploró el cardenal.

Brenes quien se mostró consternado por el crimen del bebé, que este mediodía fue sepultado, en medio de un clamor de justicia que hicieron sus familiares.

La misa de desagravio se realizó luego que desconocidos en días pasados profanaran el Santísimo.

Monseñor Ismael Serrano, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel denunció que el pasado viernes, sujetos encapuchados y en motocicleta rondaron el templo en horas de la tarde.

El religioso también denunció que una ministra extraordinaria de la iglesia San Juan Bosco fue agredida por desconocidos cuando se dirigía a la casa de una persona enferma para darle el sacramento de la comunión.

Managua, al igual que el resto de Nicaragua, es acechada de forma constante por "fuerzas combinadas" del Gobierno que se dedican a realizar, asesinatos, asaltos, arrestos, torturas y destrucción de bienes, especialmente en horas de la noche, según organizaciones humanitarias nacionales e internacionales.